La guerra triplica las necesidades de prótesis en Ucrania

Ivan realiza terapia para adaptarse a su prótesis, en el centro de rehabilitación de Dnipro.

Uno de los centro de rehabilitación, que antes recibía a unas 80 personas por mes, ahora tiene hasta 250.

Dnipro (Ucrania).- Los militares ucranianos repiten que necesitan que otros países les envían armas, pero en el caso del centro de rehabilitación de mutilados en Dnipro lo que esperan son prótesis, pues ahora tiene más del doble de pacientes que antes de la guerra.

“Antes recibíamos entre 70 y 80 por mes. Ahora hasta 200 o 250, con una importante tendencia al alza”, asegura a Efe Oleksiy Shtanko, director de la Planta Protésica de Dnipro, una ciudad en el sureste de Ucrania, a donde llegan muchos de los heridos en el frente.

Piden ayuda externa

La ayuda del exterior es esencial “en estos tiempos difíciles”, subraya Shtanko, mientras observa a un par de pacientes que hacen ejercicios para aprender a andar con sus prótesis en las piernas.

Al centro le llega de todo, desde niños pequeños a ancianos, con mutilaciones menores y más graves, pero tienen prótesis para todos ellos, desde las que les piden por razones de estética a otras más complejas con inteligencia artificial.

Cualquiera puede acudir tras solicitarlo a través de un servicio público de Protección Social, para recibir asistencia gratuita, tanto para elaborar la prótesis como para su estancia durante la rehabilitación.


Algunos pacientes acuden para reemplazar piernas y brazos perdidos por la guerra.

Les llegan ayudas, “pero me gustaría ver más, dada la cantidad de solicitudes que recibimos ahora”, confiesa.

El centro necesita una ampliación y hace falta dinero, o el envío de cualquier material, desde camas a maquinaria de ortopedia, para recibir más militares heridos y también a civiles, para ayudar “a un mayor número de personas”, añade.

Aceleraron la producción

La guerra también ha obligado a acelerar su trabajo, pues antes les llevaba un par de meses elaborar cada prótesis, a medida de cada paciente, pero ahora tardan solo uno.

Antes las amputaciones eran por causas como accidentes laborales o de tráfico, ahora muchas más por las heridas de la guerra, explica.

Shtanko destaca que los menores costes, por ejemplo en salarios, hacen que una prótesis en este centro resulte tres veces más barata que lo que puede costar en otros países de Europa, donde puede superar los 10.000 euros.

Con ese dinero aquí tienen para tres, contando todo el proceso desde su fabricación hasta completar la rehabilitación, que en el caso de las piernas “es rápido, en tres o cinco días se aprende a andar de nuevo”, comenta.

Pero para él, más que el dinero lo que importa es el resultado, que quien acude a ellos salga satisfecho.

Hasta Dnipro, al sureste de Ucrania, llegan muchos de los heridos en el frente.

Listos para todo

El centro se va preparando para cuando lleguen militares y también civiles con mutilaciones durante la guerra, para que comiencen su rehabilitación mientras ahora van preparando sus prótesis, cada una de forma manual, a medida y con el nombre de cada persona que las espera.

“Personalizada hasta en el color de su piel, incluso de sus uñas”, apunta un empleado mientras muestra un brazo de plástico.

Tienen preparada también una habitación para niños, una cocina donde los pacientes aprenden a convivir con sus nuevas manos para retomar su vida, a cómo abrir una puerta o poner una bombilla.

Pero necesitan unas barras adaptables a la altura de cada paciente que tiene que volver a aprender a andar, pues las que tienen ahora son fijas. EFE

Niños y adolescentes podrán acceder a prótesis

Los infantes y jóvenes esmeraldeños hasta 18 años de edad pueden obtener una prótesis para mejorar su calidad de vida
El Organismo de Voluntariado para la Cooperación Internacional (OVCI) conjuntamente con la Fundación Miguel son quienes están detrás de la acción y se encuentran registrando a los pacientes que necesiten de una prótesis ya sea para su brazo o pierna.

Situación

“Un Salto hacia la Vida”, así es denominado el programa que busca llegar a niños y adolescentes más vulnerables. El programa les acompañará hasta su mayoría de edad con el financiamiento de la prótesis, sin embargo el paciente beneficiario debe dar un aporte de 150 dólares.
No existe fecha límite de tiempo para que la ciudadanía necesitada de la prótesis pueda inscribirse. Mónica Castillo, coordinadora OVCI, expresa que la demanda de prótesis se da más en adultos y es la primera vez que ejecutan estas actividades para los infantes. “Cuando haya una demanda de 15 pacientes la Fundación Hermano Miguel de Quito se organiza para venir a la provincia de Esmeraldas”.
A nivel nacional el programa ha atendido a 64 niños con 122 prótesis en Carchi, Imbabura, Pichincha, Cotopaxi, Bolívar, Azuay, Los Ríos, Guayas, Santa Elena, Morona y en Esmeraldas 3 casos se han registrado.
El precio de una prótesis en Ecuador oscila a un costo de 1500 dólares, sin embargo la coordinadora de OVCI señala que el precio referencial es una cantidad simbólica para que la gente valore lo que se le va dar.

Rehabilitación

Una vez que se tenga el listado de pacientes se hace una selección de acuerdo a su edad y sector donde está amputado el brazo o pierna, los beneficiarios seleccionados estarán bajo las terapias del grupo OVCI quienes se encargarán del proceso de rehabilitación física y terapia antes, durante y después de la colocación de la prótesis ‘etapa pos protésica’.

¿A dónde acudir?

Las personas interesadas deben acudir a las inmediaciones de OVCI, ubicado en la vía Atacames, sector de San Rafael, en los interiores del Instituto Juan Pablo II. Aquí el personal se encuentra brindando información y anotando a los adolescentes. Hasta el momento 3 infantes constan en la lista de beneficiados, se prevé que en los próximos días aumente la cantidad.
Castillo recomienda a la ciudadanía que se acerque a formar parte del programa y una vez que están dentro colaborar en el proceso de rehabilitación. “En todo proceso es cuestión de adaptarse y una vez puesta la prótesis no es tan sencillo, por eso es importante la rehabilitación”.
La Fundación Hermano Miguel es la encargada de elaborar la prótesis, tomar las medidas de los infantes y adolescentes para posteriormente armar una brigada y entregar las mismas a los esmeraldeños.

EL DATO
El valor promedio de una prótesis en Ecuador oscila a los mil dólares

Jair Bolsonaro intenta esconder la corrupción

El Jefe de Estado brasileño trata de limpiar su imagen de cara a las elecciones.

El Gobierno de Brasil declaró reservado el contenido de los encuentros del presidente con pastores evangélicos investigados y Bolsonaro minimizó compras extrañas de las FF.AA.

BRASILIA. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, trata de evitar que los escándalos de corrupción a los que se asocia a su régimen lo afecten de cara a las elecciones presidenciales de octubre.

Este 13 de abril, por ejemplo, el diario O Globo reveló que el Gobierno determinó que el contenido de las reuniones que el presidente ha tenido con dos pastores evangélicos sospechosos de corrupción pasará a ser secreto.

La información se refiere a reuniones que Bolsonaro ha tenido con Gilmar Santos y Arilton Moura, dos pastores de iglesias evangelistas que son investigados por supuestos actos de corrupción vinculados al Ministerio de Educación y a raíz de lo cual renunció el ministro del ramo.

En tanto que el propio presidente minimizó este miércoles las dudas que ha suscitado en la oposición la compra de Viagra y prótesis peneanas por parte de las Fuerzas Armadas y afirmó que en todo ese asunto «no hay nada» irregular.

El hecho fue revelado por el diputado socialista Elías Vaz, quien denunció que los hospitales militares adquirieron 35.000 pastillas de Viagra y 60 prótesis de pene, con autorización del Ministerio de Defensa. (EFE)

Prótesis mamarias serán entregadas a personas con cáncer

La campaña es desarrollada por Club rotario de Quevedo, JCI de Guayaquil y la Fundación María Vilia con aliados estratégicos en colaboración que buscan mejorar la calidad de vida de las mujeres que han sido intervenidas producto del cáncer de mama, la entrega de las prótesis serán totalmente gratuitas.
Ernesto Estupiñán, coordinador de la campaña, indica que la actividad es a nivel nacional y en Esmeraldas hasta el momento un total de 15 ciudadanas accederán a la ayuda. Para ello se gestionó la movilización gratuita de las féminas esmeraldeñas de ida y vuelta hasta la ciudad de Quevedo donde será la campaña.

Campaña

Las mujeres que deseen ser beneficiadas de la campaña deberán asistir el día miércoles 30 de marzo a partir de las 09:00, para la toma de medidas y chequeo por dos profesionales médicos en la ciudad de Quevedo, en la ciudadela Municipal, salón de actos Simón Bolívar, con el fin de que las prótesis vayan a la par con la necesidad que requieran las féminas. Se tiene previsto que en los próximos días se hará la entrega de las prótesis mamarias, las cuales se enviarán a cada destino de donde sean las beneficiadas.

Por su parte, Patricia Tachichandi, coordinadora de Fundación María Vilia, resalta que ellos se responsabilizan por los gastos de viaje de las beneficiadas desde Esmeraldas para llevarlas y traerlas, sin embargo, si deciden irse con un acompañante deberán costear los gastos del mismo.
Sin embargo, aquellas mujeres que desean acercarse al lugar por su propia cuenta para realizarse las medidas lo pueden hacer, el único requisito es que tengan un año de haber sido intervenidas en la extracción de sus senos y que requieran de las prótesis. (CS)

EL DATO
Se pretende hacer una próxima campaña dependiendo la demanda de las interesadas por las prótesis. Las interesadas deben comunicarse al número 09 68 91 72 21
PARA SABER
Las mujeres deben acercarse a la ciudad de Quevedo para ser beneficiadas de las prótesis mamarias

‘La mayoría de amputaciones son por accidentes de tránsito’

CAMBIOS. Los beneficiados se probaban las prótesis para dejar las muletas.

En Esmeraldas, los accidentes de tránsito y la diabetes, son las mayores causantes de las amputaciones. Le sigue la mordedura de serpientes, explosión de dinamitas entre otros.

Personas con discapacidad de diferentes cantones de la provincia de Esmeraldas y de otros sectores del país, son beneficiados con prótesis que entrega la Fundación Hermano Miguel de Quito. Para ello, el beneficiado debe dar un aporte económico que no supera los 300 dólares; que incluye la rehabilitación prepotésica, fortalecimiento muscular, equilibrio, trabajar en el muñón y el proceso de adaptación al uso de la prótesis.

De acuerdo con la directora ejecutiva de la Fundación Hermano Miguel, María Eugenia Paredes, el aporte  económico del usuario ayuda para continuar con el trabajo para que otras personas con amputaciones accedan a una prótesis. Además, para que el beneficiado le de valor a la ortesis y no la venda, regale ni la destruya.

Prótesis especiales

En un inicio tenían previsto atender a 18 personas, muchas con amputaciones a causa de la diabetes, quienes necesitan prótesis especiales, que son más costosas, pero solo se entregaron 13 a personas que no son diabéticas. Los usuarios con esta patología deben esperar hasta que el muñón esté perfecto. “Las amputaciones deben quedar como un cono, acá nos encontramos con las denominabas boca de sapo, que dificulta la colocación de la prótesis”, explica María Eugenia Paredes.

Por una prótesis bajo rodilla, sobre rodilla y desarticulado de cadera, el beneficiado deberá pagar entre 100, 150 y 300 dólares, que le incluye la colocación y el proceso de rehabilitación. (MBC)

FRASE

“Invito a la empresa privada e instituciones a que colaboren económicamente para continuar entregando prótesis a las personas que no la pueden pagar”.

María Eugenia Paredes

directora ejecutiva de la Fundación Hermano Miguel

Perdió una pierna en accidente

Un accidente de tránsito dejó una secuela permanente en la vida de María Mendieta Loor. La joven tenía 22 años, ya cumplió 24; cuando la noche del 9 de diciembre de 2019, se hallaba en el centro de Quinindé, Esmeraldas. Iba de pasajera en una motocicleta y al salir de una  gasolinera, el liviano vehículo fue impactado por un camión.  Lo único que recuerda es que el camión se avalanzaba a ellos. Todo lo ocurrido lo sabe por un video y por versiones de familiares, pues ella permaneció 20 días inconsciente en una cama de hospital.

Entre cirugías, reconstrucciones y curaciones de su pierna pasó ocho meses hospitalizada, incluido los más críticos de la pandemia por el coronavirus, hasta que ella pidió la amputación, aunque la familia y los médicos no estaban de acuerdo.

María se adaptó al uso de las muletas, y ahora espera por una prótesis. Reconoce que el proceso de luto tras perder una parte de su cuerpo no es fácil, confiesa haber tenido pensamientos suicidas cuando recuerda las cosas que ya no puede hacer como jugar fútbol, montar en bicicleta, pero luego recuerda que tiene vida y los olvida.

Chocado en la moto

Byron Rodríguez  Báez, de 34 años, también perdió una de sus piernas en un accidente de moto tras ser chocado por un automóvil en el cantón San Lorenzo, al norte de la provincia de Esmeraldas.  Tras superar el proceso de luto debido a la amputación, aprendió a movilizarse utilizando las muletas, ahora es uno de los beneficiados con una prótesis sobre rodilla, que antes no pudo comprar por su elevado costo.

A través de la Organización de Voluntariado para la Cooperación Internacional (OVCI) y la Fundación Hermano Miguel de Quito debe pagar 300 dólares por una prótesis que en el mercado supera los 4 mil dólares. Desde el último fin de semana, Byron cambia las multas por su nueva ‘pierna’, para lo cual ya está en el proceso de adaptación.

El valor de una prótesis está entre 3.000 y 4.000 dólares, pero a través de la fundación Hermano Miguel y OVCI, el beneficiado dará un aporte económico que no supera los 300 dólares.
La próxima brigada está prevista  para marzo de 2022. La persona que requiera de una prótesis debe inscribirse en la oficina de OVCI, ubicada en la calle Mejía y Pedro Vicente Maldonado. También puede llamar al 062 45 20 27.

Prótesis para reemplazar extremidad

BENEFICIADO. Byron Rodríguez, perdió su pierna en una accidente de moto. Ya fue valorado para la elaboración del implante.

En cada cantón hay una oficina de OVCI  para que la persona que requiera solicite el dispositivo que reemplace al brazo o pierna amputada.

Era un primero de enero cuando  Byron Rodríguez Báez, perdió su pierna derecha. Recuerda que fue hace dos años y medio. La noche del 31 de diciembre no había ingerido alcohol, pero durante el día decidió compartir unas copas con amigos y familiares, cerca de las 18:00, uno de compañeros se pasó de tragos y le pidieron que lo lleve a su casa en la moto. El pedido no le pareció acertado, mas ante la insistencia, accedió.

Dejó a su amigo en la casa, y al regreso ocurrió lo inesperado. Salía de una calle transversal y por la principal circulaba otro motociclista que lo impactó. En ese instante, tendido en el suelo, con fracturas en su pierna y con heridas sangrantes y expuestas, no pensó que llegaría a perderla.

Sin embargo, con el pasar de los días su estado de salud se fue complicando hasta que los médicos le indicaron que le amputarían la extremidad inferior. La nefasta noticia lo llevó a un periodo de luto que poco a poco fue superando  con el apoyo de su esposa y compañeros de trabajo. Aprendió a caminar de nuevo, y a usar las muletas.

Prótesis

 Acceder a una prótesis, por su costo, no estaba entre las posibilidades de  Byron Rodríguez. No obstante, mientras estaba en su trabajo en una empresa palmicultora del cantón San Lorenzo, la trabajadora social, le informó de la posibilidad de obtener una prótesis a través de la Organización de Voluntariado para la Cooperación Internacional (OVCI) y la Fundación Hermano Miguel de Quito, pagando un mínimo valor.

Ya le realizaron la valoración del muñón, ahora solo resta que le tomen las medidas y le elaboren la prótesis, que mejorará la calidad de vida del hombre de 34 años de edad. Así como Byron, hay 18 personas de diferentes cantones de la provincia que están en la lista para ser favorecidos con el objeto que suplantará la extremidad amputada.

Para la directora ejecutiva de la Fundación Hermano Miguel, María Eugenia Paredes, con esta brigada buscan ayudar a muchas personas con amputaciones, para ello, han coordinado con OVCI  para que sea el centro donde se brindará la atención preprotésica y posprotésica. Refiere que el costo de las prótesis son muy altos, de ahí que calificó de injusto que por una prótesis se pague entre el 40 y 45% en impuestos, valores que disminuyen la cobertura en atención.

El último viernes tenían previsto atender a 18 personas, muchas con amputaciones a causa de la diabetes, que necesitan prótesis especiales, que son más costosas, y otros por accidentes de tránsito.

Complejidad

Por una prótesis bajo rodilla, sobre rodilla y desarticulado de cadera, el beneficiado deberá pagar entre 150 y 300 dólares, que le incluye la colocación y el proceso de rehabilitación. De acuerdo con Lorena Suárez, directora de laboratorio de órtesis y prótesis de la Fundación Hermano Miguel, hay que estudiar cada caso para determinar lo que realmente necesita el paciente. Primero se trabaja en la rehabilitación prepotésica, que implica el fortalecimiento muscular, el equlibrio y trabajar en el muñón, proceso que tarda 30 días y se realiza a domicilio. Luego viene el periodo de adaptación al uso de la prótesis. (MBC)

El valor de una prótesis está entre 3.000 y 4.000 dólares, pero a través de la fundación el beneficiado dará un aporte económico que no supera las 300 dólares.
La persona que requiera de una prótesis debe inscribirse en la oficina de OVCI, ubicada en la calle Mejía y Pedro Vicente Maldonado. También puede llamar al 062 45 20 27.