Las proyecciones de más producción petrolera están haciendo agua

REALIDAD. La producción de crudo pasó rápidamente de solución a problema

El Gobierno apuesta todas sus fichas a un portafolio de 7 proyectos estrella para atraer inversión privada. Mientras tanto, el país sigue perdiendo producción de crudo.

A la fecha, la producción diaria de petróleo ha aumentado en un poco más de 5.000 barriles respecto a los niveles más bajos de 2020.

A pesar de que se perforaron más de 30 nuevos pozos, y se hicieron más de 400 trabajos de rehabilitación, la meta inicial de alcanzar los 530.000 barriles diarios hasta finales de 2021 se ve cada vez más lejana.

Fernando Reyes, vicepresidente del Colegio de Ingenieros Petroleros, explicó que de manera realista se podría llegar a los 500.000 barriles en 2022, tomando en cuenta que a inicios de diciembre de este año se generan un poco más de 485.000 barriles al día.

“Los planes iniciales, por decirlo de manera sencilla, fueron demasiado optimistas. El paso del papel a la acción ha sido duro para el Gobierno”, dijo.

Sin embargo, las autoridades apuestan a que la situación cambiará radicalmente con un portafolio de 7 proyectos estrella, los cuales atraerían alrededor de $19.000 millones de nuevas inversiones hasta 2025, es decir, un promedio de más de $4.750 millones en cada uno de los próximos cuatros años.

¿Duplicación de la producción petrolera solo slogan de campaña?

Como candidato y en sus primeros tres meses como presidente, Guillermo Lasso repitió en varias ocasiones que se llegará a una producción diaria de al menos 1 millón de barriles hasta 2025.

Sin embargo, Reyes puntualizó que se están equivocando los caminos para lograrlo.

“El 33% de los campos producen menos de 1.000 barriles por día. La atracción de inversiones debería apuntar a esos campos, pero se está buscando concesionar los que producen más como Sacha”, acotó.

Además, se proyecta abrir rondas petroleras como la Intracampos II y III. Esas rondas entregarían campos con un aporte pequeño, en el mejor de los casos, que solo serviría para compensar parte de la producción que se ha perdido.

“El Gobierno le apunta a que la solución es perforar más pozos, pero no está pensando en atraer a las compañías con tecnología de inyección de agua y recuperación mejorada. Con esa tecnología se podría aumentar la producción y los ingresos para el país”, añadió Reyes.

El problema central radica en que cada vez sale más agua de cada pozo en producción y resulta cada vez más demorado y costoso recuperar las inversiones.

Actualmente, de los 2.000 pozos operativos, más de 1.000 aportan cada vez menos y van camino al cierre.

Con los precios actuales del crudo, Ecuador está perdiendo más de $83 millones mensuales de ingresos. Eso, en términos anuales, representa más de $1.000 millones, con lo que se podría cubrir las necesidades de medicinas e insumos en todo el sector público por más de dos años.

Además, los 45.000 barriles que se han dejado de producir dan como resultado directo que la economía nacional crezca menos de lo que se tenía previsto. (JS)

Inversiones sin rendimientos claros

La gran mayoría de los proyectos en portafolio de inversiones ya se han intentado concesionar sin éxitos en Gobiernos anteriores. Solo la Refinería de Esmeraldas o la entrega de bloques petroleros se anunciaron más de tres veces en la administración de Lenin Moreno.

De acuerdo con Reyes, no solo basta con ofrecer $19.000 millones en oportunidades de inversión, sino que también se requiere que se dé a conocer cuál será el rendimiento para el país. Los procesos anteriores fracasaron, en gran parte, por falta de transparencia y condiciones claras de negociación.

“Se deben hacer públicos, por primera vez en la historia del Ecuador, los modelos técnicos y económicos. Así, se podrá evaluar si es conveniente no solamente para el país, sino también para la gestión del Gobierno. Que va a pasar cuando no se tenga la producción incremental que se espera y la renta petrolera se mantenga estática o se reduzca”, concluyó. (JS)

Los siete proyectos estrella en el sector petrolero

XIII Ronda Intracampos II.- Se busca licitar seis bloques petroleros por una inversión estimada de entre $2.051 millones.

Refinería Estatal Esmeraldas. – El objetivo es delegar la administración por 15 años y que el concesionario privado haga inversiones de repotenciación por $2.700 millones

XIV Ronda Intracampos III.- Su desarrollo prevé una inversión privada de $1 000 millones para la puesta en marcha de seis bloques petroleros.

XV Ronda Off Shore. – Se espera una inversión aproximada de $500 millones para potenciar el Campo Amistad (explotación de gas)

XVI Ronda Bloque 60 Sacha. – Se estima una inversión de $2.887 millones para entregar a privados la operación de uno de los bloques más productivos en manos de Petroecuador.

XVII Ronda Licitatoria. –  La meta es ampliar la frontera petrolera con más campos en la Amazonía ecuatoriana, sobre todo en el suroriente. La inversión aproximada es de $4.750 millones.

Refinería de Alta Conversión. – Este proyecto a largo plazo, prevé la construcción de un complejo refinador que captará una inversión privada por aproximadamente $4.500 millones.