Omisiones y corrupción

Sara Serrano Albuja

‘Omisión’ significa la “falta en la que se incurre por haber dejado de hacer algo necesario o conveniente”. La escandalosa corrupción de estos años ha sido posible por la omisión institucional que permitió obras, leyes y proyectos lesivos al interés público. ‘La Hora’ se refirió a las declaraciones y videos del exministro Pareja Yannuzzelli, recordando que el exgerente de Petroecuador Pedro Merizalde es el protegido del vicepresidente Glas y que este cae, caen todos, incluso los del caso Odebrecht”.

Si el presidente Moreno quiere jugarse por la honestidad irá más allá de la punta del ovillo. En contra de la corrupción debe fortalecerse la ciudadanía crítica y propositiva que no se deslumbra con la propaganda. El periodismo, los funcionarios éticos, la academia que no se prostituye o calla, la justicia y legislación independientes son aliados en esa lucha.

‘Veeduría Cultural y Patrimonial del Ecuador’ manifestó a la concejala Daniela Chacón su preocupación por la destrucción de los pisos arqueológicos de San Francisco. El jurista Juan Francisco Morales informó sobre una segunda acción de protección del patrimonio de San Francisco “contra el Alcalde, la Empresa y los arqueólogos que falsearon informes”. “Nuestra posición es la defensa irrestricta del Patrimonio en Quito”, sostuvo.

El urbanista Diego Velasco propuso una nueva ruta del Metro que no afectase al Centro Histórico y denunció la destrucción de muros prehispánicos. El escritor Simón Zabala planteó argumentos legales y la posibilidad de un diálogo sobre la construcción del Metro. Varios libros sobre el tema se entregaron a Chacón. “Los ciudadanos en uso de su derecho de participación y control social, son corresponsables del cuidado y patrimonio cultural”, sostiene la Ley de Cultura.

saraserranoalb2@yahoo.com