Noticias   /   País   /   Crónicas

El Cielito: la carretera y el oro. Una historia sobre la minería en Carchi

MAY, 26, 2019 |

VIDA. Los comuneros han tenido que acostumbrarse a los cambios en los caminos, tras la entrada de los mineros.

POR: ÉDISON PAUCAR

Animales e insectos van por tierra o aire. Agua deslizándose por cascadas. Sembríos de frutas. Harta vegetación. Esto se llama El Cielito y está en Carchi, muy cerca de la frontera con Imbabura. Pocos ecuatorianos sabían de su existencia hasta una tarde de octubre de 2016.  

Las 60 familias que componen el poblado estaban felices de existir de forma ordinaria. Pero esa tarde, después de haber luchado por años por una vía de tercer orden, mientras abrían el camino, un material pastoso y amarillento apareció, cambiando la vida de la zona. ¡Oro!

– Como maldición, asomó el oro. Para nosotros es una pena. No podemos frenar el supuesto desarrollo o las regalías que ‘dizque’ hay. Aunque no sabemos cuánto es ni a dónde va.  

Dice Juan Paredes, un comunero, pero podrían decirlo todos. 

***


El Cielito está en las elevadas y profundas montañas de la parroquia Jijón y Caamaño, en el cantón Mira. Para ingresar, se debe cruzar un puente sobre el río. Al final, hay dos desvíos a manera de ‘Y’. El de la izquierda es la vía vieja, llena de arbustos y arena. El de la derecha es el trayecto nuevo que abrió la Prefectura, por pedido de la comunidad. 

Un señor sentado encima de una roca al final del puente, que pasta a su ganado, lo comenta. Al consultarle su nombre, responde misterioso, como si no quisiera decirlo:

– Homero Filimón Guerrón. Pero aquí todos me dicen don Filimón.

Don Filimón tiene 72 años, las botas enlodadas y nació aquí, en Cachaco, cuenta, señalando hacia la montaña que lo rodea. Toda su vida ha caminado por estas tierras, dedicándose a la ganadería y agricultura. Hoy, también tiene una ‘tiendita’. 

– A ese oro lo llevaron a moler a Zaruma. Allá se hace ‘la bomba’. Los zarumeños vinieron, regaron la noticia. Supuestamente, estuvieron más de 1.500 personas. 

TRABAJO. Una de las retroexcavadores de los moradores de la zona.

¿Usted no estaba aquí en esos días?
No. Yo andaba por otro lado y me enteré de que ellos rompían, hacían hueco. Sin permiso se metieron en la finca. Ahí un amigo me dijo: “Vamos a poner la denuncia”. Fuimos a Quito, Tulcán, El Ángel. Fueron como tres o cuatro denuncias. Y ahí se han quedado. No pasó nada. 

¿Ahora cómo está la situación?
La compañía va a empezar a trabajar desde fines de este mes. Yo estoy arrendándole una casita, para que entren a cuidar los militares y empiece a trabajar la compañía ahí. Legalmente.

¿Le van a expropiar su tierra? 
No. Hicimos un arreglo de arriendo, mensualmente. Después empezarán a meter taladro. Y cuando ya estén trabajando, después del contrato que está firmado, ahí se pone a la venta a la compañía. 

¿Y qué sucederá con los mineros ilegales que llegaron hasta El Cielito?
La gente que se metió sigue ahí, sin mi permiso. No le hacen caso ni a la Policía. Ellos trabajan de noche. Los policías se bajan y ellos empiezan. Es gente de todo lado. Pero no me faltan al respeto. 


¿La fuerza pública no los desalojó?
Lo hicieron. Por eso hoy están al otro lado, donde un compañero. Allá trabajan. Puro hueco está ahí, como hormiguero. Pero yo tampoco puedo oír ni decir nada, porque me comprometo. Entonces yo quiero que mi vida esté tranquila. 

19
concesiones mineras hay en Carchi, según la Gobernación. 
Al dejar atrás el puente y avanzar por el camino empinado, uno se encuentra de sopetón con la propiedad de don Filimón. Hay una casa de una planta y dos casetas desperdigadas. El paisaje se completa con la tierra abierta, rasgada. La imagen es extraña, como si cientos de manos hambrientas hubieran cavado, interminablemente.

Acostumbrados a caminar tranquilos, los pobladores ahora se encuentran con camionetas desconocidas, desde donde los observan. Mientras pastan el ganado, hallan a foráneos con machetes o agentes que les llenan de preguntas.

– Cuando nos encontramos con los de Inteligencia, dicen que vienen a verificar los rumores. Que aquí se lava dinero. Que hay grupos armados. Que la carretera es para beneficiar a la guerrilla. Ellos van y constatan que no pasa nada. Pero al siguiente día, 50 militares aquí, a constatar de nuevo, dice don Filimón. 

EQUIPO. La maquinaria pesada convive con la tranquilidad de la zona.

¿La fuerza pública desconfía de ustedes, los moradores?
La Policía da seguridad a un recurso que busca la empresa. No nos la da a nosotros. 

El oro cambia la vida. De la noche a la mañana, debieron convivir con forasteros que buscaban el metal. El camino que construyeron sufre daños. Los exploradores cavan al lado de los taludes, abren huecos por doquier. Cada tanto, todo se desliza hacia abajo, tapa la vía. 

A los mineros ilegales, se sumó una situación: la llegada de una empresa. La compañía es la subsidiaria Carnegie Ridge Resources S.A., perteneciente a la australiana SolGold. El Estado le otorgó la exploración de los minerales: en total, 97 kilómetros cuadrados. 

En el portal de la compañía se lee: “La rica mineralización epitermal de oro ha sido identificada dentro de la concesión de Blanca y se cree que está asociada con grandes sistemas de pórfido de cobre y oro en el área”.

***


El oro ha sido un metal codiciado a lo largo de la historia. Cuando los conquistadores pisaron América, encontraron tantas minas que hablaban de ‘El Dorado’. Y ahora el oro se encuentra en El Cielito, latiendo bajo las botas de caucho enlodadas. 

La vía que abrió la Prefectura de Carchi sirve para que los carros avancen hasta la mitad de la montaña. A partir de ahí, el tramo es resbaloso; la arena, en ciertas zonas, se desbarata y te absorbe hasta 40 centímetros. Esta nueva ruta es construida por autogestión. 

Después de unas horas de marcha, te encuentras con dos troncos sobre un caudal, que hacen de viaducto, ubicado en la Primera Chorrera, que une a siete propiedades. Por aquí transitan los finqueros. 

– Este puente tiene una semana. Aún no está terminado. Falta madera, igualar con suela y poner los tablones. El río es bravo, dice un comunero.

76.463
hectáreas abarcan estas concesiones. 
Al atravesar este tramo, están las tierras de la Cooperativa San Luis de Gualapuros, oriundos de Otavalo. Juan Álvarez arregla su huerto, cuida de sus gallinas. Dice que vive aquí más de 30 años y son cerca de 200 personas en su asociación. 

– Desde mi abuelo hasta mis hijos han vivido aquí. Antes, pasaba por el agua o sobre las piedras para llegar. Cuando llovía duro, me tocaba pedir refugio en otra casa. No podíamos caminar. 

En las casas de la comunidad no hay luz. Un motor sirve para dar energía eléctrica, cada tanto. Sin embargo, desde que apareció el oro, los policías ya no permiten subir gasolina u otros artefactos a El Cielito.  

– No dejan pasar el diésel. Y se necesita combustible para la motosierra, la motoguadaña, la planta de luz. Aquí no hay ni agua potable. 

INSTANTE. Uno de los comuneros, trabajando en la extracción.

***


Antes de que se abriera la vía para que los carros pudieran ingresar, en El Cielito se andaba mucho. Juan Paredes dice que cuando compró la propiedad, se tardaba cuatro horas en subir a su casa. 

– De bajada era lo mismo. No había cómo correr ni caminar rápido por la piedra laja. El camino era peligroso, resbaloso.

En esos años, los animales terminaban con los cascos destrozados. Se volvió descabellado montarse sobre un caballo. Su única opción: marchar por los senderos.

– Tiempo atrás, andaba de siete a nueve horas para llegar a mi finca. Si encontrábamos el río crecido, tocaba buscar dónde dormir, porque no podíamos pasar –dice David Chávez, vicepresidente de la comunidad. 

En sus fincas, los comuneros tenían hasta las tres de la tarde para regresar. Si no, debían quedarse donde estuvieran, porque los caminos no estaban marcados. 

SITIO. La casa de don Filimón.

***

137’419.000
dólares se prevé de inversión.
Es un sábado de abril y en El Cielito el clima cautiva. Por la mañana hubo sol; por la tarde, una llovizna pequeña, seguida por lapsos de neblina. Los comuneros están comiendo caldo de gallina en la cima de la montaña. Moisés Arcos, presidente de la comunidad, deja un instante su plato y comenta cómo cambió su vida por el oro. 

– Yo tuve tres atentados. Uno bastante delicado. Y amenazas tengo por el teléfono. Me andan buscando. Entonces, yo no puedo salir solo. Si salgo, debo avisar.
 

¿La fuerza pública no los ayuda?
Me he acercado a la Fiscalía para que me apoyen con seguridad. Pero ellos solo me dicen que me vaya de aquí. “Si saben que le van a matar, váyase”, dicen. 
 

¿Siente miedo?
Yo no le tengo miedo a nada. Pero me preocupa. Tengo aquí una herencia. Un terreno que mi papá compró. Él tuvo un accidente, se murió y eso nos quedó. Y que este patrimonio sea quitado para darle a una empresa para que la explote… 
 

¿Qué hará en el futuro?
Yo quiero quedarme aquí. Este es mi pueblo. Mi finca. Mi zona. Yo no me he ido ni me voy a ir. Si me pasa algo, el Estado y la empresa serán los responsables.

FRASES

Es un sábado de abril y en El Cielito el clima cautiva. Por la mañana hubo sol; por la tarde, una llovizna pequeña, seguida por lapsos de neblina. Los comuneros están comiendo caldo de gallina…El paisaje se completa con la tierra abierta, rasgada. La imagen es extraña, como si cientos de manos hambrientas hubieran cavado, interminablemente.

El oro cambia la vida. El camino que construyeron sufre daños. Los exploradores cavan al lado de los taludes, abren huecos por doquier. Cada tanto, todo se desliza hacia abajo, tapa la vía. 
 

Más Noticias De Crónicas

De Venezuela a Quito

Viernes, 28 de septiembre de 2018 | | El recorrido de Venezuela a Quito aún no termina. Quedan historias inconclusas, respuestas del Gobierno que no llegan.

La serena cima del ‘Suco’

Jueves, 16 de agosto de 2018 | | El padre José Ribas, entrañable rector del San Gabriel, falleció ayer a los 92 años.

La Circasiana a vuelo de ‘Pájaro’

Miércoles, 05 de septiembre de 2018 | | El palacio abre de lunes a viernes, de 09:00 a 16:00. Entrada libre.

Migración venezolana: De Cúcuta a Quito en carretilla

Lunes, 27 de agosto de 2018 | | Los niños venezolanos llegan con sus padres a Quito en condiciones inimaginables.

La orquesta de los sueños

Lunes, 27 de agosto de 2018 | | Hay una orquesta, en Guaranda, que puso la música en la vida de 67 niños y les ofreció un futuro. No es cualquier orquesta, porque la mayoría de sus músicos viene del campo, donde a veces no alcanza la comida, pero conocieron Europa y han conseguido muchos otros sueños. Les dio otra cosa: una segunda familia. 

Patricia Ochoa, viuda del general Gabela: ‘Sacaron la leona que había en mí’

Lunes, 27 de agosto de 2018 | | La viuda del general Gabela es dos mujeres a la vez. La que sonríe en la intimidad y la que enfrenta al poder por el asesinato de su esposo.

Carmen Pardo: una mujer se enfrenta al Estado

Lunes, 27 de agosto de 2018 | | Carmen Helena Pardo fue acusada injustamente por narcotráfico. Esta es la historia de 25 años de lucha por sus derechos. Una demanda contra el Estado está en proceso.

LaMaracx Luz de América, una terrorista del género

Lunes, 27 de agosto de 2018 | | Darío Castro es un activista por los derechos de las personas que transgrede conceptos.