Jóvenes que no acceden a la educación optan por el trabajo

OCT, 22, 2020 | 03:00

Trabajo: Jóvenes laboran en el sector privado.

Decenas de jóvenes de entre 18 y 22 años trabajan y no estudian. Un buen porcentaje están fuera de las aulas.

En la actualidad, debido a las limitaciones de los últimos años para acceder al sistema de educación superior, decenas de jóvenes han culminado su bachillerato y optado por acceder a una fuente de trabajo, como alternativa de sobrevivencia, considerando la crisis que atraviesa el país.

Jaime Morocho, es uno de los jóvenes de 22 años que terminó su bachillerato hace cuatro años y hasta ahora no ha podido acceder a un cupo en la universidad, por lo que decidió trabajar y mantener a su familia. Hace ocho meses se convirtió en padre, lo que le cambió la vida y lo único que desea es seguir laborando.

Desde mayo fue contratado por una empresa dedicada a la entrega de productos en la provincia. Junto a él, trabajan seis jóvenes más con iguales situaciones con familia que mantener y compromisos que cumplir. “Por la pandemia, nosotros dejamos de contratar a seis personas en marzo, pero desde hace cuatro meses contratamos a tres jóvenes que nos ayudan en la tienda y ellos trabajan con regularidad de lunes a sábado”, dijo Fanny Quezada, propietaria de venta de productos de primera necesidad.

En esta temporada de la emergencia sanitaria, varios empleados fueron despedidos de sus trabajos de micromercados, locales de comida, negocios de expendio de productos de primera necesidad, entre otros, que luego de algunos meses volvieron a contratar, pero no a los mismos obreros, sino a gente joven con nuevos contratos e incluso remuneración por debajo de los 400 dólares. Actualmente, los empleados del sector privado ganan sueldos que bordean los 150, 200, 250 y 300 dólares.

Por su lado, Marlon Tandazo, analista de temas de juventud, agregó que el 2020 llegó con algunos desafíos, especialmente en el deterioro de la economía doméstica, donde se ha observado como se han reducido las plazas de trabajo, pero es real también que los jóvenes que no logran ingresar a la universidad, la mayoría optan por dedicarse a alguna actividad que le permita ganar experiencia para apoyar económicamente a la familia.

Una de las actividades actualmente son las ventas por internet, sumado al servicio de compras que fue bastante evidente en la época del aislamiento, y otros simplemente laboran como distribuidores de empresas a través de bicicletas y motos. El empleo joven ha ganado espacio, dejando de lado a las personas adultas que ya tienen más de 45 años.

También coincidió con el alto el índice de personas que a edades cortas de 20, 23 y 24 años ya son padres de familia y trabajan en lo que puedan para sostener el hogar. “Antes ya existía un marco legal que respaldaba el empleo joven desde el Estado, dando ventajas a la empresa para que puedan incursionar a este grupo de obreros”. El tema económico es evidente, actualmente no se respeta el salario básico del trabajador que es de 400 dólares mensuales y la mayoría de empleados ganan por debajo de los 300 dólares.

EL DATO

Los jóvenes de Loja que no acceden al estudio están laborando para sobrevivir, otros simplemente en la desocupación.

TOME NOTA

Varias personas han optado por el emprendimiento joven, pero únicamente 1 de 10 llegan a los 3 años de estabilidad.