La palabra rota

AGO, 23, 2019 | - Por Ramiro Ruiz R.

Por Ramiro Ruiz R.

¿Qué sentido tiene escribir sobre las razones, las causas evidentes y las ocultas que promueven la corrupción? Muchos editorialistas leen, investigan, analizan y escriben acerca de este “tema”, (no es “tema”, es un problema que está formando raíces en la vida diaria y en la mente del ciudadano común). Se ha gastado mucha tinta en los diarios, en revistas y libros.  Pero el resultado de la lucha contra corruptos y corruptores es todavía débil.

Pensar acerca de este problema nacional y universal y escribir cada semana, durante muchos años, tal vez desgaste a escritores y lectores. A lo mejor el oficio del periodista sea frustrante. En este tsunami de delitos la palabra no tiene respuesta ante la justicia, porque está enredada en la telaraña de leyes inservibles. Mientras los delincuentes siguen libres y nadie sabe dónde está protegido el dinero y ganando intereses.

La justicia tiene que caminar más ágil. Los días se terminan, mientras los raptores tienen la esperanza de que sus delitos se arrinconen en el olvido.

A pesar de los conflictos que desafían la fiscalía y los jueces, la justicia tiene que limpiar al país. Entonces los editoriales, las noticias y reportajes, tienen sentido, porque la palabra está resguardando la confianza y la honradez de las personas que trabajan y viven con dignidad.

La palabra nunca ha sido sumisa. Más bien se ha convertido en instrumento de rebeldía frente al “rostro blanco del poder”. Con la palabra se ha descubierto muchas tramas de corrupción. A pesar de innumerables intentos de ocultar la agresión y la infracción de la ley.

Sólo con la palabra se ha restaurado las verdades silenciadas por intereses políticos o económicos. Los nombres de periodistas y columnistas tienen en común la condición de mártires laicos que han entregado sus vidas por defender causas civiles y derechos humanos.

En el país se ha formado un universo donde tienen cabida la violencia machista que termina en femicidio, la trata de blancas, el atraco a los fondos del Estado, las leyes que han facilitado la rapiña, el fraude electoral y el trabajo ineficiente de la Asamblea Nacional, la perversidad de los cuatro actores de Participación Ciudadana, el escándalo de sobreprecios de obras que no sirven, y de muchos otros atracos, los conocimos antes y ahora gracias a la palabra.

Ninguna forma de poder, sea político, económico, empresarial, incluso familiar o callejero, ha podido doblegar a la palabra.    

Quizá la palabra no sirva para derrocar al tirano o al gobierno ineficiente de turno, pero tomar la palabra supone el primer paso para desenmascararlo.

COMENTA CON EL AUTOR

DIARIO LA HORA

Más Noticias De Opinión

Alegría en la vieja ciudad

| El último pregón de fiestas retornó al escenario que le corresponde: al corazón de la vieja ciudad fundacional. La decisión de realizarlo en otro sitio obedeció al afán de mostrar a la ciudadanía las instalaciones de “Céntrica Bulevar”, ejecutada con la ayuda oficial por la administración verde flex.

El derecho de nacer

| Es el título de una famosa novela cubana cuyo autor fue Félix B. Caignet. La trama versa sobre la adinerada familia Del Junco, que goza de prestigio social en la capital del isleño país, La Habana.

Respiran en el 2021 y no en el 2019

00:15 | | La actuación de la Asamblea Nacional la semana pasada en relación con las reformas al COIP, dejó un gran debate nacional sobre temas de gran trascendencia social como  son la penalización del aborto por violación y el uso medicinal de la marihuana.

Apolíticos económicos

00:10 | | El mundo marcha aceleradamente en lo tecnológico, mientras los grandes políticos se maltratan entre sí por la hegemonía política (Rusia) o por el petróleo o por regresar a ser grandes (como ofrece Trump a los Estados Unidos). 

Aire contaminado

00:05 | | Un nuevo estudio del Instituto de Salud Global da a conocer que la polución del aire ocasiona severos trastornos a la salud de las personas.