Ucrania urge evacuación de civiles del Donbás ante eventual ataque masivo ruso

Foto referencial. Una persona recibe ayuda humanitaria en una calle de Hostomel, región de Kiev.

Rusia ya advirtió hace días que sus operaciones se concentrarían en las zonas separatistas ucranianas.

KIEV. Las autoridades de Ucrania apremiaron a los ciudadanos del este del país, especialmente las regiones del Donbás, a abandonarlo ante los indicios de que las tropas rusas están preparando una gran ofensiva para lograr que queden bajo su control absoluto.

«Los ocupantes están concentrando todos sus esfuerzos en los preparativos de una gran ofensiva en el este de Ucrania para controlar completamente tanto Luhansk como Donetsk», apuntó el Estado Mayor del ejército, a través de su cuenta en Facebook.

«Abandonen esas regiones, puede que esta sea su última oportunidad», apremiaron por su parte las autoridades locales de ambas regiones, a través del portal ucraniano Ukrinform.

El gobernador de Luhansk, Serhiy Gaidai, lanzó ya una llamada en esa dirección ayer (6 de abril de 2022), al pedir a la población que utilice los corredores seguros existentes para la evacuación.

Rusia advirtió ya, al dar por terminada la fase primera de su operación militar en Ucrania, que a partir de ahí sus operaciones se concentrarían en el Donbás, donde están las dos autoproclamadas repúblicas separatistas, cuyo reconocimiento por parte de Moscú precedió al inicio de la invasión de Ucrania. EFE

Rusia prepara la conquista de zonas prorrusas

Restos de un tanque ruso destruido en lo que Moscú considera primera fase de la ‘operación militar especial’ en Ucrania.

Ucrania y la OTAN creen que los movimientos de tropas rusas de los últimos días se dirigen a asegurar las zonas separatistas ucranianas.

Redacción MOSCÚ

Rusia está movilizando al grueso de sus tropas para la ofensiva final en la zona del Donbás, donde vive la población prorrusa que declaró dos repúblicas independientes de Ucrania.

Mientras, tanto Ucrania como la OTAN aún recelan de la anunciada reagrupación del Ejército ruso, especialmente en el norte y en torno a la capital, Kiev.

El objetivo ruso sería hacerse con «el control total del territorio de las regiones de (las autodenominadas repúblicas de) Donetsk y Lugansk», donde las milicias separatistas combaten hombro con hombro con las fuerzas rusas, según el Estado Mayor General del Ejército ucraniano.

Rusia asegura haber bloqueado las principales líneas de comunicación y abastecimiento ucranianos, lo que impediría la llegada de refuerzos a la primera línea de combate en el Donbás.

Además, pese a la reducción de la actividad militar rusa en torno a la capital y Chernígov, la constante presión rusa sobre ambas ciudades norteñas ataría de pies y manos a Kiev, que no podría socorrer a las unidades ucranianas en Donetsk y Lugansk.

Sospechas fundadas

Según el Estado Mayor ucraniano, las maniobras rusas de los últimos días tendrían como objetivo la formación «de una agrupación de las Fuerzas Armadas de Rusia para lanzar una ofensiva» final en el Donbás.

El Ejército ruso se centró en las últimas horas en machacar con misiles de crucero de alta precisión lanzados por su aviación los depósitos que suministran combustible a las fuerzas ucranianas desplegadas en el Donbás, incluidos los de la región vecina de Dnipró.

Además, avanzaron otros seis kilómetros tras cruzar el río Kashlagach, que se encuentra en dirección a la región de Zaporiyia, bajo control ruso desde hace semanas.

El objetivo de dicho avance es enlazar con las fuerzas rusas emplazadas en Zaporiyia, para después girar al norte, donde se encuentra Kramatorsk, el principal bastión militar ucraniano de la zona desde 2014.

Según los separatistas, sus milicias controlan más del 90% de Lugansk y cerca de dos tercios de Donetsk. (EFE)

Rusia confirma reinicio de ataques en Mariúpol y Volnovaja

Un hombre con un niño en brazos en el paso fronterizo de Porubne, en el oeste de Ucrania.

Moscú culpa del fracaso de la evacuación de civiles a nacionalistas ucranianos, a quienes acusa de usar a las personas como escudos humanos.

MADRID. El Ministerio de Defensa de Rusia anunció el reinicio de la ofensiva contra las ciudades de Mariúpol y Volnovaja, donde esta jornada (5 de marzo de 2022) fracasó un esfuerzo para evacuar a los más de 400.000 civiles que viven en ambas poblaciones del sur del país.

El Kremlin anunció el reinicio de los ataques y lo atribuyó «a la falta de voluntad de la parte ucraniana de influir en los nacionalistas» que están defendiendo estas ciudades del ataque ruso.

«Ni un solo civil ha podido salir de Mariípol y Volnovaja por los corredores de seguridad anunciados», aseguró el Ministerio de Defensa en un comunicado recogido por TASS.

El Ministerio acusó a batallones de ultraderecha ucranianos de usar a la población de ambas ciudades como «escudos humanos» y de aprovechar los preparativos de la frustrada evacuación «para reagruparse y fortalecer sus posiciones».

Así pues, el Ejército ruso decidió «reanudar las operaciones ofensivas a partir de las 18:00, hora de Moscú» (las 16:00 hora peninsular española), según la nota del portavoz militar ruso, Igor Konashenkov. (EUROPAPRESS)