Lula amplía su ventaja electoral sobre el presidente brasileño Jair Bolsonaro

El exmandatario buscará regresar a la Presidencia en octubre de este año.

La distancia entre el exmandatario de tendencia izquierdista y el actual presidente brasileño se incrementó de 17 a 21 puntos a favor del primero. Ahora, el 48% de brasileños votaría por Lula frente a un 27% que apoya a Bolsonaro.

RÍO DE JANEIRO. El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, favorito a ganar las elecciones presidenciales de octubre próximo en Brasil, elevó de 17 a 21 puntos porcentuales la distancia que lo separa del actual gobernante, Jair Bolsonaro, en la nueva encuesta de la firma Datafolha, divulgada este jueves (26 de mayo de 2022).

La intención de voto hacia el líder del Partido de los Trabajadores (PT) subió 5 puntos porcentuales en dos meses, desde el 43% en una encuesta similar de Datafolha realizada en marzo hasta 48% en el nuevo sondeo, realizado entre el miércoles y el jueves de esta semana.

El porcentaje de brasileños dispuestos a reelegir al líder ultraderechista, candidato por el Partido Liberal (PL), tan solo subió un punto, desde el 26% en marzo hasta el 27% en mayo, según el sondeo encomendado por el diario Folha de Sao Paulo.

En el sondeo espontáneo, en el que el encuestador no cita el nombre del candidato, la intención de voto en el expresidente brasileño (2003-2010) subió aún más, desde el 30% en marzo hasta el 38% en mayo, mientras que la de Bolsonaro bajó del 23% al 22% en el mismo periodo.

La encuesta confirmó no solo el favoritismo de Lula, sino también la total polarización de la disputa electoral en Brasil entre el dirigente progresista y el líder ultraderechista debido a que el tercer candidato en favoritismo es el exministro laborista Ciro Gomes, tercero más votado en las elecciones de 2018, que tan únicamente tiene un 7% de la intención de voto.

Los demás candidatos no superan el 2% de intención de voto, lo que sepulta la viabilidad de una tercera vía defendida por varios partidos para poner fin a la actual polarización en Brasil.

Después de Ciro Gomes, los candidatos con mayor intención de voto son André Janones, del partido Avante, con el 2%; la senadora Simone Tebet, del Movimiento Democrático Brasileño (MDB), con el 2%; Pablo Marçal, del partido Pros, con el 1%; y Vera Lucia, del izquierdista Partido Socialista de los Trabajadores Unidos (PSTU), con el1 %.

Los candidatos Felipe d’Avila (Novo), Sofia Manzano (PCB), Leonardo Péricles (UP), Eymael (DC), Luciano Bivar (UB) y el general Santos Cruz (Podemos) no llegan ni a puntuar.

Esta es la primera encuesta divulgada desde que dos de los posibles candidatos del centro que contaban con alguna viabilidad, el exjuez Sergio Moro y el exgobernador de Sao Paulo Joao Doria, anunciaron que desistieron de la disputa por la Presidencia.

Los puntos conquistados tanto por Lula como por Bolsonaro en los dos últimos meses proceden tanto de los seguidores de Moro y de Doria, como de los indecisos o insatisfechos, ya que el porcentaje de electores brasileños que pretende votar en blanco cayó al 7% y el de los que pretende anular su voto bajó al 4%.

Según Datafolha, la nueva encuesta escuchó a 2.556 electores con más de 16 años en 181 diferentes ciudades de todo el país, entre el miércoles y el jueves de esta semana, y tiene un margen de error de 2 puntos porcentuales.

De acuerdo con la nueva encuesta, la intención de Lula es mayor entre las mujeres, con 49% de apoyo al candidato progresista, frente al 23% de Bolsonaro. Los electores entre 16 y 24 años (58% frente a 21%), las personas solo con educación primaria (57% a 21%), los entrevistados con menor renta (56% a 20%); los negros (57% a 23%), los católicos (54% a 23%) y los desempleados (57% a 16%).

Bolsonaro tan solo lidera entre los electores con renta superior a 10 salarios mínimos, con el apoyo del 42% frente al 31% del socialista; los evangélicos (39% a 36%) y los empresarios (56% a 23%). EFE

Lula contradice a Petro

CRÍTICA. El expresidente de Brasil, Lula da Silva.

El exmandatario y candidato brasileño considera que la propuesta del aspirante presidencial colombiano de cortar la extracción de petróleo es inviable por ahora.

Redacción SAO PAULO

El exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva consideró que el frente antipetróleo propuesto por el candidato presidencial colombiano, Gustavo Petro, del izquierdista Pacto Histórico, es inviable tanto para Brasil como para el mundo.

Petro, quien lidera las encuestas de cara a las elecciones presidenciales de Colombia del próximo 29 de mayo, hizo un llamado a los aliados ideológicos de Latinoamérica a formar un nuevo bloque que ponga fin a los combustibles fósiles, una idea que Lula calificó de «irreal» en una entrevista publicada este miércoles por la revista estadounidense Time, de la cual es portada.

«Petro tiene derecho a hacer todas las propuestas que él considere que tiene que hacer. Pero en el caso de Brasil es irreal. En el caso del mundo es irreal. Todavía es necesario el petróleo por un tiempo», señaló Lula.

El líder del Partido de los Trabajadores, quien también aspirará a la Presidencia en las elecciones de octubre, descartó que Brasil pueda dejar de explorar áreas petrolíferas y afirmó que su país seguirá extrayendo crudo mientras no haya otra alternativa. (EFE)

Corte invalida confesiones de Odebrecht contra Lula

El expresidente brasileño ha ganado varias batallas judiciales en los últimos meses.

Las «pruebas» ofrecidas por los ejecutivos de la empresa fueron entregados a cambio de reducciones de sus condenas por corrupción en el caso Lava Jato. 

El magistrado Ricardo Lewandowski, uno de los 11 jueces de la Corte Suprema de Brasil, anuló este 28 de junio de 2021 todas las pruebas contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva recogidas en el acuerdo por el que la constructora Odebrecht aceptó colaborar con la Justicia y confesar sus corruptelas.

Lewandowski estableció que las confesiones de ejecutivos de Odebrecht que citan a Lula carecen de validez debido a que el acuerdo que la empresa negoció con la Fiscalía fue instruido por el entonces juez Sergio Moro. Y las decisiones de Moro en procesos contra el expresidente fueron anuladas debido a que el máximo tribunal concluyó que no actuó con la debida imparcialidad.

Algunos de los procesos por los que Lula llegó a ser condenado a casi 26 años de cárcel por corrupción y por los que pasó 580 días tras las rejas están basados en las delaciones de algunos de los 77 ejecutivos de Odebrecht, que aceptaron confesar sus crímenes a cambio de la reducción de sus penas.

La Lava Jato, mayor operación de combate a la corrupción en la historia de Brasil y comandada por Moro, descubrió que Odebrecht tenía un departamento específico para el pago de sobornos a autoridades de Brasil y de varios países latinoamericanos y africanos, entre ellos Colombia, Perú y Venezuela.

Ante la magnitud del escándalo, el consorcio reconoció la corrupción en el seno de sus empresas; firmó acuerdos con autoridades de diversos países para confesar sus crímenes y se comprometió a pagar millonarias multas a cambio de seguir operando.

Lewandowski consideró procedente un recurso presentado por la defensa del exjefe de Estado y concluyó que, como la propia Corte Suprema anuló la semana pasada todas las decisiones de Moro en los cuatro procesos que le abrió a Lula, las confesiones de los ejecutivos de Odebrecht en estos casos en específico pierden su validad.

La acción judicial significa, además, que las acusaciones de los ejecutivos contra el exmandatario no podrán ser usadas como pruebas en futuros juicios. EFE