Después puede ser tarde

ENE, 20, 2019 | 00:14 - Por MARIANA VELASCO

Mariana Velasco

El ser humano de este siglo carece de la afición tranquila  de tener un talento por el simple hecho de disfrute, más no por rigor o status. Por algo, es un pasatiempo y no un trabajo. A pesar de ello, el valor de la excelencia, corrompe el espacio del ocio. 

Tiene sentido el practicar una actividad o pasatiempo a nivel profesional y hay que aplaudir a quien o quienes lo logran. Probablemente somos excelentes en las actividades que comenzamos a practicar - incluidas las físicas - en la niñez o adolescencia. Ejercitar una actividad en la cual se sobresale, es estar atrapado en la jaula de los propios prejuicios.

¿Qué ocurre si a los sesenta y piquito decide aprender a surfear? La expectativa de alcanzar la perfección puede ser abrumadora y demoledora. Pocas veces nos damos cuenta. Los requerimientos de la señora excelencia están en ofensiva con la señorita libertad

Nos inculcaron que la libertad e igualdad son caminos a la felicidad. Depende de cada uno, como seres únicos, si usamos o no la oportunidad para hallar un momento de alegría y gotas de felicidad. En el hogar somos únicos; en el trabajo, uno más.  

Pretendemos ser dueños del tiempo sin reconocer que este no vuelve atrás. Familia, trabajo, compromisos sociales, voluntariado, actividades gremialistas y mucho más. No queda tiempo para el entretenimiento y todo dejamos para después. 

Después lo hago, después te llamo, la prioridad cambia, el café se enfría, las cosas pasan y el encanto se pierde. El tiempo no vuelve atrás y el después puede ser tarde. En la espera perdemos los mejores momentos, experiencias, alegrías y afectos.  

Olvidamos que el ocio es un logro ganado a pulso, porque rebasamos las exigencias elementales de la supervivencia. Es preciso eliminar el después, antes que la  vida termine.

mavetapia@hotmail.com
 

COMENTA CON EL AUTOR

mavetapia@hotmail.com

Más Noticias De Opinión

Que lamentablemente elegimos

00:06 | | La Asamblea Nacional tropieza con un problema que se veía venir ante su inestabilidad, faltas de consensos y “desideologización” de los bloques que la componen.

La Academia

00:04 | | El 24 de julio de 1909, en Quito, se suscribió el acta de fundación de la Sociedad Ecuatoriana de Estudios Históricos Americanos, dirigida por Federico González Suárez.

No es culpa de la vaca

00:02 | | Nos lamentamos los desaciertos, robos, abusos y más arroces de estos últimos doce años, con fundamentos ciertos desde luego.