Somos más de 17 millones

OCT, 18, 2018 | 00:10 - Por ROSALIA ARTEAGA

Rosalía Arteaga Serrano

En China, hasta hace muy poco, se penalizaba cuando una pareja tenía más de un niño. Se trataba de una política destinada a controlar el crecimiento poblacional en esta enorme nación, que todavía sigue siendo la más poblada del mundo. Casi le pisa los talones el otro gigante asiático, la India, que parecería que se ubicará dentro de muy poco tiempo en el ranking demográfico como el país con mayor número de habitantes en el planeta.

Por el contrario, en Bolivia, país desde el que escribo estas líneas, con algo más de once millones de habitantes, y con una extensión territorial de más de un millón de kilómetros cuadrados, se estimula que las familias tengan más hijos, con una especie de bono o subsidio que ayuda a las más pobres, a solventar su economía, cada vez que las parejas tienen un nuevo hijo. 

La constatación de que Bolivia tiene la más baja densidad poblacional de la región, hace que se tengan que tomar medidas para poblar este extenso territorio.

En el caso ecuatoriano, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) acaba de anunciar que hemos sobrepasado la cifra de 17 millones de habitantes, con la más alta densidad poblacional de América del Sur: 56.5 habitantes por kilómetro cuadrado. Algunos estiman que esa densidad es todavía mayor. 

Esta realidad, sumada la cifra al ingreso de migrantes, tanto de Colombia como de Venezuela, el problema merece detenido análisis. Nos hace ver que el país tiene que prestar mayor atención a los estudios poblacionales y, sobre todo, cómo satisfacer las demandas crecientes de una población que busca tener mejor calidad de vida, atención a sus necesidades y cierre de las tremendas asimetrías sociales y económicas que todavía nos aquejan.


rosaliaa@uio.telconet.net

COMENTA CON EL AUTOR

rosaliaa@uio.telconet.net

Más Noticias De Opinión

Día Mundial del Refugiado

00:45 | | Abandonan sus familias, sus amigos y trabajos, sus escuelas y sus países huyendo de la violencia, las injusticias, los conflictos sociales y políticos, la persecución y las guerras, y de formas abiertas o enmascaradas de opresión.

Solo queremos un país seguro

00:40 | | Soy el segundo de doce hermanos de los mismos padres. Mi infancia fue bonita, hasta que un día llegó a nuestra finca un grupo armado al margen de la ley.

Hola, hijo…

00:35 | | Mi Dios te bendiga y te proteja. Espero estés bien. Ya estás hecho un hombre. Sabes, te echo de menos todo el tiempo. Más que mi hijo, eres mi compañero.

Sin fronteras

00:30 | | Hace aproximadamente 15 años llegué a Ecuador, dejando todo atrás: la escuela, amigos, familiares, mi casa, mi pueblo, mi país, mi todo.

Juntas

00:25 | | Las Mujeres Unidas del Pacífico somos 21 mujeres adultas de diversas edades que nos agrupamos para sobrellevar las distintas afectaciones emocionales (ansiedad, estrés, alteración del sueño, entre otras) provocadas por haber tenido que salir de nuestro país de origen...

Tenemos derecho a rehacer nuestra vida

00:20 | | El 13 de noviembre de 2018 llegué a Tulcán como refugiado después de huir de Colombia.

No hay último destino

00:15 | | Aún hoy me cuesta creer que fui desplazada por segunda vez. Salí de Colombia en 1975, a los 19 años, con toda mi familia a Venezuela, que en ese momento era el país que ofrecía más oportunidades.

La perfección de los caracoles

00:10 | | No pertenecer a ninguna parte es la sensación del migrante o refugiado en el país que lo recibe, pero antes, también fue un extraño sin cabida en el país del que salió. 

Luz de esperanza

00:05 | | Mi historia como refugiada es algo que nadie quisiera vivir. Nunca podré olvidar ese 2 de agosto de 2012.

COLUMNISTAS