La Criminalización de la Minería Artesanal: Una amenaza para la tradición minera de Zamora Ch.

La Criminalización de la Minería Artesanal: Una amenaza para la tradición minera de Zamora Ch.
POTENCIAL. Juan Carlos Tapia, presidente de la Unidad Minera de Zamora Chinchipe, destacó el potencial de la región para generar más de 10.000 empleos directos mediante la legalización y regularización de la minería. Foto: Ministerio del Ambiente.

La criminalización de la minería artesanal en Zamora Chinchipe amenaza a los mineros locales y sus familias, impidiendo el sustento y desarrollo para aquellas comunidades con tradición minera arraigada en su cultura.

En entrevista con LA HORA, Juan Carlos Tapia, presidente de la Unidad Minera de Zamora Chinchipe, expresó su profunda preocupación por la criminalización de la minería artesanal y de pequeña escala en la provincia. A pesar de que estos mineros cumplen con sus obligaciones tributarias, la legislación vigente los coloca en una situación ‘delicada’.

«La criminalización parece ser una estrategia del gobierno, para limpiar de mineros ecuatorianos el país y dar carta abierta a la minería extranjera», afirmó Tapia. Según él, si realmente se quisiera combatir el crimen organizado que se oculta detrás de la minería, la solución sería legalizar y regularizar la actividad minera. Esto permitiría identificar a los mineros legítimos y atacar el problema donde realmente está.

La reciente legislación propuesta por el presidente y aprobada por la Asamblea Nacional criminaliza no solo la extracción y transporte de minerales sin autorización, sino, incluso la exploración. Esta criminalización afecta gravemente a los pequeños mineros que, por ejemplo, podrían enfrentar largas penas de cárcel por transportar una muestra de mineral encontrada en sus fincas. Tapia destacó el impacto negativo de dicha penalización en los mineros locales. «Esto significa que si sospecho que hay material en mi terreno y lo transporto para hacer una prueba en un laboratorio, puedo ser juzgado y condenado a 20 a 26 años de prisión», añadió.

El representante no solo destacó que cualquier actividad relacionada con la extracción, exploración y transporte de recursos naturales no renovables podría ser criminalizada bajo esta ley.  Además, denunció la falta de garantías por parte del gobierno para otorgar los permisos necesarios para realizar estas actividades.

La falta de un marco regulatorio claro y justo complica la situación para los pequeños mineros y mineros artesanales en Zamora Chinchipe. Estos trabajadores, que han dedicado sus vidas a la minería, ahora se enfrentarían a la persecución y el estigma de ser tratados como criminales.

Esta problemática no solo afecta a los mineros, sino también a sus familias y a la comunidad en general ya que en la provincia de Zamora Chinchipe, la minería es una actividad que muchas familias realizan por tradición. Tapia mencionó que «estas familias, que dependen de la minería para su sustento, ahora se ven amenazadas por la posibilidad de ser encarceladas simplemente por continuar con su trabajo tradicional».

El representante aboga por una regularización que permita a los mineros trabajar de manera correcta y responsable. «En la unidad provincial de Zamora Chinchipe, estamos comprometidos con mejorar nuestras prácticas mineras y trabajar de manera responsable», señaló. Promover la legalización y regularización facilitaría la colaboración entre autoridades locales, el gobierno central y los mineros organizados, permitiendo controlar temas ambientales, legales, técnicos y de tributación.

El potencial minero de Zamora Chinchipe es significativo, con más de 10,000 fuentes de trabajo directas en el sector. Tapia subrayó que la legalización y regularización de estos empleos fortalecería el sistema de seguridad social (IESS) y aumentaría el pago de regalías al Estado y a las comunidades locales. «Tenemos un proyecto para un parque industrial minero, que transformaría la provincia en un centro de procesamiento e industrialización de minerales, generando miles de empleos adicionales», afirmó el representante minero.

Finalmente, Tapia hizo un llamado urgente al gobierno central para que permita la legalización del sector minero en Zamora Chinchipe. “Solo así podremos desarrollar proyectos de transformación e industrialización, beneficiando a la economía local y nacional. Actualmente, Zamora Chinchipe contribuye significativamente a la tributación del Estado, pero no recibe una reinversión adecuada», señaló. «Los mineros artesanales y pequeños mineros han sido abandonados y perseguidos, y es urgente cambiar esta situación para el beneficio de todos”, concluyó Tapia.