Y… a los poetas…

    Andrés Pachano

    Si… se olvidan de los poetas; ¿cuándo se acuerdan?, ¿se acordarán?

    Una nueva instalación escultórica ocupa la ciudad; por cierto, constituye un merecido homenaje para quien está en ese bronce. En ese complejo en una placa de vidrio se lee: “Ambato en reconocimiento al señor Carlos Aurelio Rubira Infante 1921 – 2018 Compositor de las canciones ‘Ambato Tierra de Flores’ y ‘Altivo Ambateño’, como parte de la identidad de nuestra tierra. Ambato 2021”.

    El diccionario de la lengua española, define a “canción” como: “Composición en verso, que se canta, o hecha a propósito para que se pueda poner música”, en una segunda acepción dice lo siguiente: “Música con que se canta una canción”. En conclusión “Canción”, según la definición del diccionario, se refiere a un texto, no a la música de una composición.

    Al señor Carlos Rubira le corresponde la autoría de la letra y la música de la “canción” “Altivo Ambateño”, pero…. solo le corresponde la autoría de la música de “Ambato Tierra de Flores”, cuya letra es el hermoso romance del poeta ambateño Gustavo Egüez Villacrés. Por tanto, el texto de reconocimiento constante en dicha placa, debería reformarse para que haga honor a la verdad.

    El poema, porque eso es el romance “Ambato Tierra de Flores”, fue escrito por Gustavo Egüez en una noche de “…momentos de añoranza y saudade…” (Luis Pachano, La Palabra, La Voz, pág. 135, CCE 2016) por la tierra y los quereres distantes, en los años cuarenta del siglo pasado, mucho antes del terremoto de 1949. El propio autor de este poema, que también era hábil músico, en conjunto con sus amigos los hermanos Granja, habían comenzado a cantarlo en noches de bohemia, adaptándolo a la música de la popular canción peruana “Cholita no te enamores” y así, de boca en boca se había popularizado en la ciudad, hasta que Rubiera Infante compusiera la música del pasacalle como hoy se lo canta.

    La ciudad tiene una inmensa deuda con Gustavo Egüez, el poeta que a ella y por ella la cantó en innúmeras composiciones, no solo en “Ambato Tierra de Flores”, popularizada por la música de Rubira Infante.

    Ojalá Ambato se acuerde con un bronce en honor de quien la dijo que es “…la cuna del sol…”.