Vialidad del sector noroccidental llena de deslaves, agua y huecos

304
DAÑOS. La vía impide el traslado de todos los turnos de buses hacia el corredor noroccidental.

Los trabajos en el tramo Villonaco-Taquil están paralizados. Invierno afectó la vialidad rural.

Transitar a las parroquias rurales noroccidentales de: Taquil, Chantaco, Chuquiribamba, Gualel y El Cisne, cada vez se vuelve un caos por la presencia de huecos, agua y deslaves a lo largo de la vía, que imposibilita la circulación del transporte público y vehículos pequeños. Los productores de estas zonas sacan sus productos al mercado en camionetas y vehículos de doble tracción.

El mal estado de la calzada empieza desde Villonaco, hay presencia de huecos, barro y agua en tiempos de invierno, sumado a los deslaves que son constantes. En el primer tramo desde Villonaco a Taquil los trabajos de asfaltado de la Prefectura de Loja están paralizados, lo que complica la movilidad de la población. Más del 60% de las verduras y granos verdes a los mercados salen desde estas parroquias, cuyos accesos están obstruidos por las lluvias.

Condiciones viales

Víctor Guamán, presidente de la parroquia Taquil, mencionó que el invierno ha dejado serios problemas a la vialidad, existen deslizamientos por todos lados, al igual que lodo y agua que impide circular con regularidad. “Nosotros nos hemos activado con maquinaria de la institución para atender puntos críticos y habilitar el paso para que nuestra gente lleve la producción del campo a los mercados de la ciudad de Loja”, dijo.

A este problema de los deslaves, en este tramo se suma la paralización de la obra de asfaltado, que hasta ahora no hay fecha de reinicio de las labores. “La vía está abandonada, supera el 70% de avance, pero el 30% está en mal estado y dificulta la circulación para vehículos grandes como la Sur Oriente y la Vinoyacu que llegan a estos sectores rurales. Necesitamos maquinaria, el pedido es a la Prefectura a que nos ayude con volquetes para limpiar la tierra”, precisó.

 

Preocupación

Héctor Guaya, presidente de la parroquia Chuquiribamba, señaló que la vía hasta esta parroquia es preocupante, existen varios puntos críticos, los principales desde: Cera a Taquil, en Cachipamba, entre otros sectores, antes y después del puente, debido a las intensas lluvias y la falta de mantenimiento rutinario.

Son notables los huecos llenos de agua y lagunas en la calzada, sumado a la presencia de piedras y tierra que se desprenden desde la parte alta. “Los vehículos pequeños por ejemplo no pueden circular, igual ocurre con los grandes. La población en su mayoría ha optado por alquilar camionetas para sacar su mercadería y abastecer a los mercados de verduras, granos y frutas desde la parte noroccidental”, reveló.

Traspasos

Franco Angamarca, presidente de Gualel, añadió que la vía Gualel-Chuquiribamba está interrumpida, debido a que parte de la mesa colapsó en el sector San Francisco. No hay acceso para el transporte pesado, ni tampoco el servicio de transporte público. La gente está contratando camionetas, lo cual también se torna un peligro permanente porque la calzada sigue en mal estado.

Con el problema están más de tres semanas, pese a los pedidos no hay respuesta del Gobierno Provincial de Loja. Igual ocurre con el tramo Gualel-El Cisne, existen tres lugares colapsados. “Todos los presidentes hemos pedido que se ubique maquinaria para estos sectores, pero no hay el compromiso con el sector agrícola y ganadero de parte de las autoridades”, finalizó.

 

EL DATO

En el tramo Villonaco-Taquil los trabajos de asfaltado están paralizados. Hay el ofrecimiento del Prefecto para asfaltar hasta Chuquiribamba.

TOME NOTA

Cinco parroquias de la parte noroccidental padecen serios problemas con la vialidad. Hay huecos, agua y tierra en la calzada.