martes, noviembre 30, 2021
Tungurahua Padres buscan tutores particulares para suplir el vacío que dejan clases...

Padres buscan tutores particulares para suplir el vacío que dejan clases virtuales

La educación no presencial que se desarrolla en el país desde que inició la emergencia sanitaria por el covid, evidencia falencias a pesar de los esfuerzos hechos tanto de maestros como de padres de familia.

Los docentes señalan que los niños presentan serios retrasos educativos que no se pueden ocultar, por ello padres de familia demuestran su preocupación y piden el retorno a las aulas, pero también hay quienes buscan ayuda de profesores particulares y centros de nivelación para iguala a sus hijos.

DATO 
Varias instituciones educativas retornan progresivamente a las aulas a fin de reducir la brecha educativa.


Realidad

Estefanía, tiene 8 años y aunque ya cursa el tercer año de básica aún no sabe leer ni escribir.

Según su madre, ella junto con varios compañeros de clase presentan problemas en el aprendizaje, sobre todo desde que se dio la enseñanza de forma virtual.

“Confunden las letras y no logran salir de esa etapa, es que no es lo mismo que se siente frente a una pantalla y trate de escuchar a su profesora”, dijo.

La madre de familia aseguró que no es culpa de la maestra, pero simplemente no se logra captar la atención de los niños con una computadora, además de que las clases se cortan o interrumpen.

Criterio similar tiene Ángeles Pérez, madre de un niño de 10 años quien asegura que su hijo tiene problemas incluso con la ubicación tiempo y espacio por lo que buscó ayuda con un profesor que vive cerca de su casa para que le ayude.

Ayuda

Con seis años de experiencia como maestro, Daniel Ordóñez, docente desempleado, es una de las personas que luego de que fue desvinculada de la institución educativa en la que trabajaba, acogió a varios niños para reforzar los conocimientos.

El asegura que lamentablemente se evidencia un rezago escolar fuerte en las asignaturas de lenguaje (lectura) y matemáticas.

“Los niños necesitan interactuar, requieren hacer y equivocarse, algo que en casa no hay porque los padres no cuentan con la vocación y las herramientas para acompañar”, dijo.

Elizabeth Segarra, docente, fue desvinculada de una institución educativa al iniciar la pandemia por lo que al ver que varios niños buscaban el refuerzo escolar decidió formar un centro de nivelación escolar.

“Recibir clases a través de un computador para un niño es más difícil, necesariamente requieren de una mirada, un gesto, elevar o bajar el tono de voz, interactuar con el niño para que retome la atención, pero en caso eso no existe”, aseguró.

La maestra recomendó a los padres de familia no forzar el aprendizaje sin metodologías pedagógicas, con gritos y peor con enojos. “Los papitos no son maestros, los niños requieren de ayuda profesional, con metodología y técnicas diferentes”, afirmó. (FCT)

Noticias relacionadas

La Hora TV