Violencias

AGO, 25, 2019 | 00:05 - Por Óscar Molina V.

Óscar Molina V.

E. había salido a tomar unas cervezas. A la medianoche pidió un taxi, se bajó cerca de su casa y, un rato después, perdió el conocimiento. A la mañana siguiente, E. —de 35 años, licenciado en Turismo— se despertó con una herida en la cabeza y un ardor al costado del cuerpo: le habían tatuado, con un alambre hirviente, la palabra GAY. Así, en mayúsculas. Así, para que no se le olvide. 

Este ataque, ocurrido en Salinas a mediados de julio, evidencia una vez más la trama de agresiones a las que aún sigue sometida la comunidad Lgbtiq+ en Ecuador. Y se parece, en varios aspectos, a otro de los casos recogidos en el libro ‘Violencia contra mujeres lesbianas y hombres gays en la Ciudad de Quito, 2008-2015’, del investigador y activista venezolano Rafael Garrido Álvarez. 

En el texto, lanzado en junio, se cuenta el abuso y la discriminación que Carlos Jarrín sufrió primero en una discoteca de Quito y, después, en la Defensoría del Pueblo. Era enero de 2015 y Carlos y su acompañante fueron desalojados de Attic Bar por haberse besado. Jarrín, indignado, decidió poner una denuncia. En la Defensoría, un abogado le preguntó: “¿Y cómo sé que usted es gay?(...)Verá que si esto no es cierto, usted puede ser susceptible de un juicio”. 

Nuestra palabra, nuestros derechos y nuestra existencia han sido y siguen siendo puestas en duda. Por la sociedad. Por sus prejuicios. Por las leyes y las instituciones. Antes del ataque violento, E. había ido a la Fiscalía de Santa Elena  a poner una denuncia por intimidación pero, a pesar de haber presentado capturas de pantalla y audios de sus agresores, no se lo permitieron porque vestía pantaloneta y porque su prima ya había hecho antes la denuncia. Le dijeron entonces que iban a llamarlo para declarar, pero nunca le pidieron sus datos. 

La violencia física con maltratos y violaciones correctivas. La violencia estructural mediante normas jurídicas. La violencia simbólica y normalizada, el heterosexismo y la moral religiosa son los lastres que Garrido Álvarez identifica y que aún permiten que la diversidad sea vista como una amenaza y no como lo que es: una oportunidad de mayores libertades para todos.

 
oscarmv25@gmail.com

COMENTA CON EL AUTOR

oscarmolina02@hotmail.com

Más Noticias De Opinión

Madre entera

| El tema polémico del aborto –que se trató la semana pasada en el Pleno de la Asamblea Nacional, y negó su despenalización por violación- me hizo recordar una de las canciones de Manolo Galván, con el fuerte título de ‘Hijo de ramera’.

Pañuelos verdes

| Las y los pañuelos verdes que nacen como una campaña nacional por el derecho al aborto legal, seguro en Argentina como una alianza de organizaciones que articulan acciones a favor de la legalización del aborto en dicho país.

Respiran en el 2021 y no en el 2019

00:15 | | La actuación de la Asamblea Nacional la semana pasada en relación con las reformas al COIP, dejó un gran debate nacional sobre temas de gran trascendencia social como  son la penalización del aborto por violación y el uso medicinal de la marihuana.

Apolíticos económicos

00:10 | | El mundo marcha aceleradamente en lo tecnológico, mientras los grandes políticos se maltratan entre sí por la hegemonía política (Rusia) o por el petróleo o por regresar a ser grandes (como ofrece Trump a los Estados Unidos). 

Aire contaminado

00:05 | | Un nuevo estudio del Instituto de Salud Global da a conocer que la polución del aire ocasiona severos trastornos a la salud de las personas.