¡Alerta que camina…!

JUL, 23, 2019 | - Por Iván Paredes

Iván Paredes

¡…La espada de Bolívar por América latina!, canción que se convirtió en la fortaleza, lucha y reivindicación para alcanzar la libertad e independencia de los denominados pueblos de la querida América, pero ello, se vio manchado cuando un séquito de facinerosos creyéndose y mintiendo ser revolucionarios la usurparon para cometer sus más bajos instintos de saqueo, corrupción, persecución, dominio, demagogia, enquistándose por muchos años en los gobiernos, sin siquiera, saber, entender o conocer la interesante historia que envuelve a la espada del entonces General Simón Bolívar, es que, como pueden saber, si de relancina, el azar de la vida, la ballesta o espiral les llevó a ocupar cargos delicados donde aprovecharon exteriorizando su mal sana formación, demostrando su ego antisocial, con complejos y traumas existencialistas tomaron como bandera tanto el término “Revolución” como la “Espada Libertadora de América” para usurpar la patria y mutilar a la sociedad. ¡Fueron todos ellos unos secuaces plagados de la más vil ignorancia que no merecían realizar el cantico de la libertad!

Se la ha relacionado con la espada Excalibur, cuya leyenda cuenta que quien la desprendía de la piedra será rey de Inglaterra. La historia nos cuenta que el presidente de la Nueva República de Haití, Alexander Petión, entregó la espada de la libertad, primeramente a Francisco Miranda en 1806, para que libertara al país de Venezuela, lamentablemente, no pudo lo cual regreso a Haití, para luego de 10 años, el 21 de diciembre de 1816, el mismo Jefe Supremo Petión haría la entrega a Simón Bolívar, aquella espada escuálida que denotaba los combates y adversidades que atravesó en busca de la libertad y del exterminio de la esclavitud del pueblo haitiano.

La victoria de Ayacucho, hizo que Perú le reconozca a Simón Bolívar con una nueva espada compuesta de oro y piedras preciosas, que luego fue usurpada por el grupo guerrillero M-19 en 1974 y de quien los desconocedores se han jactado.     

COMENTA CON EL AUTOR

editortungurahua@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

¿Qué nos queda?

| Nos queda la sensación de derrota, de frustración, de desesperanza.

Un antes y un después a considerar

00:15 | | Es evidente la necesidad que tiene el Gobierno de construir una reforma tributaria, que no  caldee demasiado los ánimos.

Decepción y vergüenza

00:10 | | Me uno al coro de desilusionados surgidos a raíz de los amargos acontecimientos de los días pasados. Siento decepción y vergüenza por el conjunto de autoridades que no supieron proteger a la mayoría de ecuatorianos de los ataques de minorías delincuenciales. 

Bandera blanca…

00:05 | | Bastante se compartió sobre los 11 días del paro nacional en Ecuador.