Por fin…

MAR, 19, 2019 | - Por Andrés Panchano

Andrés Pachano

Por fin esta semana se acaba la cansina, bulliciosa y malgastadora campaña electoral…

En esta semana, entre viernes y domingo, silenciada ya la bulla, el ciudadano podrá hacer su propia y personal reflexión, quizá hasta su acto de contrición; luego esperará su hora para sufragar y definir quiénes serán los ungidos para ocupar las dignidades a las que han optado casi ochenta mil ciudadanos en el país en esta, pese al inmenso número de candidatos, poco representativa democracia.

Se acaba la bulla en las calles y a partir del viernes ya no escucharemos las inentendibles y melosas peroratas en los altoparlantes que deambulan por la ciudad, pero ella aún guardará la polución visual en sus calles, la intensa contaminación visual de su ambiente atestado de coloridos carteles que alteran nocivamente la imagen normal de la ciudad. Más estos permanecerán aún mucho tiempo esperando el aletargado retiro o su lento desvencijar causado por el tiempo.

No es motivo de esta nota, ni comentar, peor analizar las ofertas de campaña, ellas son lo que son: ofertas, promesas de dar o cumplir y de ellas el ciudadano votante a estas alturas tiene ya su decisión y el candidato su convicción de que ha llegado con éxito al elector. El propósito más bien es preguntar si es bueno para la democracia del país, si es bueno para la patria y la conciencia del habitante, el haber antepuesto el mercadeo de la imagen del candidato y sus vacuas, demagógicas promesas, por sobre la exposición de las ideas y la discusión de ellas que han sido suplantadas totalmente por el mercadeo; sobre qué tan efectivo, para los propósitos electorales, son este tipo de campañas que pretende vender la imagen de un político como si fuera un producto comercial o un emprendimiento empresarial no hay dudas, se muestra la cara, la figura y de ninguna manera se expone el pensamiento y la voluntad. Las campañas ahora son tan solo una feria en la que el poder económico del candidato tal o cual brilla más y también… oculta más. Y se empapela la ciudad. Le excepción ha sido el esfuerzo de este diario por develar ideas del candidato.

En esta campaña  ha brillado el ‘Pothoshop’, novel manera de maquillaje.

COMENTA CON EL AUTOR

editortungurahua@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Textos escolares apedagógicos

| Dicen que a caballo regalado no hay que mirarle los dientes, es decir que si algo no funciona o está dañado pero fue recibido como regalo no existe opción alguna de reclamo, este concepto no está para nada ligado a la limosna como símbolo de altruismo.

Ignominia

| Afrenta sin nombre a la fe pública es lo que sentimos los ecuatorianos al enterarnos que después de tres años del terremoto ocurrido en Manabí y Esmeraldas cuando aún muchas de las obras emergentes.