Graderíos y banquetas se vendieron sin control en el desfile del 12 de Noviembre

Estructuras, asientos y demás fueron usados para separar espacios en las veredas y comercializarlas.
SITUACIÓN. Estructuras, asientos y demás fueron usados para separar espacios en las veredas y comercializarlas.

Varios frentistas de locales, hoteles e informales hicieron caso omiso de la ley y colocaron graderíos, butacas y sillas para venderlas durante el desfile de Independencia de Ambato.

Entre 2 y 35 dólares fueron los precios que se cobraron por la ocupación de sillas y bancos colocados en las veredas de la avenida Cevallos durante el paso del Desfile del 12 de Noviembre por la Independencia de Ambato.

Esto, a pesar de que desde la Dirección de Servicio Públicos y el Consejo Municipal de Seguridad Ciudadana de Ambato (Comseca) se ratificó que esta práctica está prohibida y se harían los controles necesarios para evitar esta situación.

Quienes infringen la ordenanza se atienen a una multa de 135 dólares por lo que, según las autoridades municipales, dicho particular pudo haber motivado a que propietarios de hoteles, diversos negocios e informales pasen por encima de la ley.

EL DATO
La Dirección de Servicios Públicos especificó que receptarán las denuncias de quienes se hayan sentido perjudicados por haber pagado por la ocupación de un espacio en la vereda durante el desfile.

 

Realidad

En horas de la tarde del sábado 11 de noviembre, personal policial del Grupo de Operaciones Motorizadas colaboró en un operativo municipal en el que movieron a varios informales que ya se apostaban a lo largo de la avenida Cevallos para guardar espacios que después comercializarían.

Los reclamos no se hicieron esperar y los informales señalaban “por qué solo a nosotros, si dejan a unos tienen que dejar a todos”, “ustedes ven las caras para mover, por qué no van a hacerles los mismo a los dueños de los hoteles a ver, por qué no”, pidiendo que se les permita estar en estos lugares.

Edison Changoloma, comerciante informal aseguró que “fue bien injusto, otra vez nos pasaron empujando los municipales, estando nosotros con guaguas porque se baja en familia para guardar puestos, y no les importó, pero a los de los hoteles nada les dijeron, ellos solo sacaron sus sillas, armaron sus butacas y no pasó nada, por qué persiguen solo al pobre”.

 

TOME NOTA
Los directores tanto de Servicios Públicos como del Comseca propondrán al Concejo Municipal de Ambato reformar la ordenanza sobre el uso y ocupación del espacio público ya que sostienen que la que está vigente ya es obsoleta.

 

“Si la ley es para todos, a todos debían hacer cumplir, no solo al más débil, como nosotros no armamos estructuras solo vamos con los banquitos eso sí nos pasaron pateando y moviendo, y a los negocios que ponen asientos armados esos no les dijeron nada”, dijo Martha Tugumbango, comerciante informal.

Sin embargo, personas que esperaron ocupar la vía sin inconvenientes y disfrutar del desfile, también se encontraron con que muchos de los espacios ya estaban sitiados y vendidos tanto por informales como por negocios particulares.

“Es una vergüenza, esto pasa todos los años, no es justo que como ambateños tengamos que pagar para ver un evento que es público, esto es el colmo”, mencionó Lucero Velasteguí, quien quería ver el desfile junto a su familia.

“Veníamos con la ilusión de que este año esta Administración Municipal haría valer los derechos de todos los ambateños y que no se nos cobrase por asistir a un desfile público, pero nos encontramos con otro escenario”, mencionó molesto Ramiro Paredes.

“Cómo es posible que haya tenido que pagar 5 dólares a estos señores informales por seis butacas para mí y mi familia y poder verlos desfilar a mis hijos, es una locura y un abuso, autoridades dónde estuvieron, se burlaron de nosotros”, finalizó Paredes.

CIFRA
3 MESES Aproximadamente faltan para que inicie la Fiesta de las Flores y las Frutas por lo que las entidades municipales aseguran se prevén otras intervenciones para evitar lo ocurrido en el 12 de Noviembre.

 

En respuesta

Segundo Caiza, director de Servicios Públicos del Municipio de Ambato, aseguró que “sí se realizó el operativo desde el día sábado y la madrugada del día domingo con la finalidad de mitigar la venta de espacios públicos”.

“Sin embargo, la viveza y la astucia de algunas personas ha llamado la atención. A pesar de que se retiró la estructura metálica y se entregó el informe técnico que se remitirá a la Unidad de Justicia para el trámite legal correspondiente”, dijo el funcionario.

Esto con base en que no se entregó ningún permiso, y se cumplió con la advertencia a la ciudadanía “que no debe cancelar ningún valor económico en lugares no autorizados, se realizó el perifoneo en la calle informando que no deben cancelar ningún valor y en los espacios que supuestamente estaban ocupados o vendidos”.

Caiza explicó que se realizó el retiro de sillas para que la ciudadanía ocupe las veredas sin pagar ningún valor, sin embargo; están evaluando la propuesta de la reforma a la Ordenanza de uso de espacios públicos.

Sobre las sanciones, Caiza sostuvo que al momento “por todas las entidades que han infringido se emitirá el informe técnico para seguir el proceso legal en la Unidad de Justicia, cabe agregar que, también hubo otros frentistas que si hicieron caso y dejaron espacios para el público vea el desfile en forma gratuita”, finalizó. (MAG)

 

Explicación del Comseca

Sebastián Balarezo, director de la entidad municipal, aseguró que el personal de la unidad laboró de forma continua dos meses previos en la planificación, por lo que un día antes del desfile se cumplió con el vallado y delimitación de zonas de desfogue con la Policía Nacional.

Sin embargo, encontraron novedades al querer ubicar barras de algunos colegios en sitios donde particulares ya habían armado sus estructuras, las que no pudieron ser retiradas, pues a decir de Balarezo, la ordenanza tiene una multa económica no severa para quienes incumplen este particular.

“La multa es únicamente es el 30% de un salario básico unificado, estas personas en 10 sillas que hayan comercializado, en una media de 25 dólares que estaban cobrando, tienen para solventar la sanción y no ha pasado nada para ellos”, explicó Balarezo.

Recalcó que “hubo personas que el día del desfile comercializaron abiertamente los espacios, cuando intervenimos para detener la transacción, la misma ciudadanía nos dijo que estaba dispuesta a pagar porque los señores les habían guardado el puesto, entonces esto también implica mucho un tema de cultura”, manifestó el director.