Eficiencia por decreto

    Nuevamente la opinión pública se ha dejado llevar por la inmediatez. Un reciente Decreto Ejecutivo, expedido por el Presidente de la República, contempla dos aspectos principales, en primer término y de manera acertada, dicta las directrices para que servidores públicos sean breves y concisos en los dictámenes, informes o actos de simple administración, con la finalidad de obviar esos extensos textos de normas transcritas en cada documento emanado de lo público, cuando lo fundamental es una adecuada motivación; y, el otro aspecto, es lo relacionado con esa absurda exigencia permanente de los entes públicos de presentar documentación tan básica como copias de cédula y certificados de votación.

    Esto precisamente es lo que se ha hecho mediático, como si lo establecido en el Decreto es algo innovador y desde el día siguiente de su expedición, las entidades públicas cesarán con esos requisitos innecesarios.

    Sepa estimado lector que algunos cuerpos normativos prohíben exigir la presentación de originales o copias de documentos que contengan información que repose en las bases de datos del Sistema Nacional de Registro de Datos Públicos o en archivos públicos, es decir, el Decreto 85 en su parte pertinente no llegó para solucionarnos nada, pues además de contener un error en la denominación de la ley a la que hace referencia, este solo aplica a organismos de la función Ejecutiva.

    En otros términos, corresponde a las máximas autoridades de las distintas entidades públicas (ministerios, empresas públicas, municipios, etc.), exigir el cumplimiento de la Ley Orgánica para la Optimización y Eficiencia de Trámites Administrativos y su Reglamento, vigente desde el 2018, así como también recordarle a todo servidor público, que son responsables de adoptar medidas oportunas para remover los obstáculos que impidan, dificulten o retrasen el ejercicio pleno de los derechos de las personas, conforme lo señala el Código Orgánico Administrativo.

    Con esto debemos tener en claro dos cosas, no todo lo que se publica en redes es realmente lo que parece, y lo más importante, la eliminación de innecesarios requerimientos como copias de cédula es una exigencia establecida en la ley desde el 2018, lo complejo se origina en el mal común de muchas personas y entidades públicas ¡cumplir la ley!