Tres grupos objetivos decidirán quién será el nuevo Presidente de la República en Ecuador

    250
    ROSTROS. Los candidatos a segunda vuelta, Andrés Arauz (UNES) y Guillermo Lasso (CREO).
    ROSTROS. Los candidatos a segunda vuelta, Andrés Arauz (UNES) y Guillermo Lasso (CREO).

    Los candidatos deberán afinar su estrategia de comunicación para captar el voto de cerca del 50% de los ecuatorianos.

    En un escenario improbable de que los candidatos Guillermo Lasso (CREO) y Andrés Arauz (UNES) conservaran los votos de la primera vuelta electoral, aún queda un 62,9% de votos pendientes, que fueron repartidos entre los 14 candidatos restantes, los indecisos y los ausentes.

    El total de sufragantes en la primera vuelta fue de 10’616.271, que compone el 80,99% del total. Esta cifra incluye 1’342.927 de votos nulos y blancos. El 19,01% restante corresponde al ausentismo, que es 2’491.093, según cifras oficiales del Consejo Nacional Electoral (CNE)

    Dicho de otra forma, con base en las cifras globales, de los 13’107.364 votos registrados en la primera vuelta, un 29,25% no le apostó a ningún candidato o no sufragó, un 37,10% votó por Lasso o Arauz y el restante 23,65% lo hizo por otros candidatos.

     Con la mira en tres grupos

    Los excandidatos que quedaron en tercer y cuarto lugar en la primera vuelta, Yaku Pérez (PK) y Xavier Hervas (ID) acumularon 3’251.351 entre los dos; es decir, un 24,8%. Estos dos candidatos representan a dos grupos en la sociedad: el de los jóvenes, que fue inicialmente el electorado objetivo del candidato de la ID; y, el del movimiento indígena que respalda a Pérez.

    El consultor político Jorge León considera que las estrategias de ambos candidatos apuntan en dirección de estos dos grupos y, en tercer lugar, a ganar la voluntad de quienes anularon su voto o no fueron a votar.

    ¿Quién corre con ventaja? El experto considera que el candidato del correísmo pues, al no estar en medio del puje por el segundo lugar, tuvo tiempo de iniciar antes sus actividades de campaña. “Arauz viajó a Estados Unidos, se lo ve buscando el voto del migrante, reuniéndose con el Fondo Monetario Internacional (FMI)… tuvo más tiempo para dedicar a la campaña”, dice.

    Por otro lado, “Lasso comienza con una estrategia golpeada, le va a costar más, va a tener que levantarse, reconectar con los jóvenes. Ir tras los votos de Hervas y Pérez”, agrega. “Ya lo ve haciendo algunas propuestas respecto a proteger el agua, por ejemplo”.

    El punto decisivo

    Con un panorama inestable y complejo en la política nacional, considerando sucesos como las crisis sanitaria y financiera, además de la masacre carcelaria del 24 de febrero y el puje de poderes entre los poderes Electoral y Judicial, los candidatos en segunda vuelta tendrán que presentar sus propuestas en esos sectores.

    “No basta con que nos digan el ‘qué’, tendrán que explicar bien el ‘cómo’”, dice León. “Si un candidato ofrece un bono, tendrá que explicar claramente cómo lo va a hacer, de dónde va a salir. El debate tendrá que ser algo más que un conversatorio”.

    Además, los aspirantes a la Presidencia tendrán que sortear sus “fantasmas”. Sobre Lasso, por ejemplo, pesa el presunto fraude electoral, por las dudas en el proceso en curso, también la imagen negativa del “banquero que participó en el feriado bancario”, misma que fue posicionada por el correísmo, así como el de la “partidocracia” por su alianza con los socialcristianos.

    Por su parte, Arauz tiene una sombra heredada por su predecesor, el expresidente Rafael Correa, de quien ha querido marcar cierta distancia con acciones como la reunión con el FMI, pero que no distan de sus bases ideológicas.

    Pesa la sombra de un modelo económico cuestionado, los niveles de endeudamiento, el haber colocado en la Presidencia a un candidato del que alegan una “traición” en el cisma del Movimiento PAÍS. Está también el fantasma de los escándalos de corrupción, los ataques a la prensa del expresidente, la fuga y encarcelamiento de los funcionarios afines a su militancia y que además fueron parte del antiguo Gobierno, entre otros temas. (LGP)

     Las alianzas para la segunda vuelta

    Hasta la segunda vuelta, que será el 11 de abril, los candidatos deberán buscar alianzas y apoyo de otras organizaciones políticas y sectores. Al respecto nada está dicho; no obstante, los rostros visibles de dos grupos ya se han pronunciado y son, precisamente, quienes hallaron su fuerza en los votos que ahora Arauz y Lasso necesitan. Se trata del movimiento indígena Pachakutik y de la Izquierda Democrática, organizaciones que asumieron una posición: la de no apoyar a ninguno de los dos candidatos.

    “Ni sueñen que van a hacer apoyados por Pachakutik”, dijo Yaku Pérez, la tarde de ayer, en declaraciones para la prensa, mientras busca todavía que el CNE revise las actas con inconsistencias por un presunto fraude.

    Xavier Hervas (ID) también aseguró que no respaldará a ningún candidato.