Transparencia ya

    209

    Robert Dahl considera que para que haya una auténtica democracia se requiere la presencia de siete instituciones básicas: funcionarios electos, elecciones libres e imparciales, sufragio inclusivo, derecho a ocupar cargos públicos, libertad de expresión, variadas fuentes de información y autonomía asociativa. Es muy claro: sin funcionarios electos en elecciones libres e imparciales, que garanticen la legalidad y legitimidad del ejercicio del poder, no hay democracia.

    Frente al estrecho resultado electoral por el segundo lugar que atribuye a quien lo ocupe la posibilidad de pasar a una segunda vuelta y a las denuncias de un supuesto fraude, los candidatos Yaku Pérez y Guillermo Lasso acordaron, el viernes pasado, en una reunión organizada por el CNE y observadores internacionales, un recuento de la totalidad de votos en Guayas y el 50% en otras 16 provincias. El acuerdo fue aplaudido por la ciudadanía que felicitó la actitud democrática y transparente de ambos políticos.

    Lastimosamente, con posterioridad, Guillermo Lasso rectificó su democrática decisión inicial y, Pérez adoptó una actitud beligerante que daña la buena imagen que había logrado formar ante muchos ecuatorianos. El daño que estas actitudes puede ocasionar a sus candidaturas y al futuro de la democracia puede ser catastrófico.

    La denuncia presentada por la Comisión contra la Corrupción, de Manabí, confirma la manipulación del proceso electoral, por la sólida estructura montada para ese fin en todo el país por los partidarios del expresidente Correa; de ahí que un nuevo conteo de votos no es descabellado.

    Para que se cumpla uno de los requisitos planteados por Dahl: elecciones libres e imparciales, se requiere de una función Electoral de impecables conductas cívicas y personales; algo que no podía esperarse cuando todos sus miembros eran afines a la función Ejecutiva. Lastimosamente, la conducta del CNE, en esta etapa, siembra dudas sobre la imparcialidad e independencia de sus actuaciones. Si el país va a la segunda vuelta en las actuales condiciones de sospecha e incerteza, los resultados serán los previsibles.