Tibios frente a Cuba

    La política exterior ecuatoriana exhibe un comportamiento errático ahora. De manera inusitada, la Cancillería y el presidente Guillermo Lasso han publicado comunicados divergentes con respecto a la situación que atraviesa Cuba.

    A la insólita confusión se sumó la tibieza que, pese a sus diferencias, ambos pronunciamientos evidenciaron. Una postura tan tímida con respecto al régimen de la isla es indefendible.

    El comunicado de la Cancillería minimizó las protestas al catalogarlas apenas como “descontento” e instó a “restablecer la paz social”, como si lo que la población cubana vivió hasta antes de las manifestaciones se puede llamar “paz social”.

    Más grave, el comunicado emitido por el canciller, Mauricio Montalvo, responsabilizó a la pandemia y a las sanciones económicas impuestas por EE.UU. de la mísera situación que agobia al pueblo cubano; la tesis absuelve a la dictadura y sus caudillos, y asegura que las penurias que allí se viven tienen origen externo.

    El presidente de la República, en contraste, afirmó que la “falta de libertades básicas y derechos políticos son la causa de las penas que sufren sus ciudadanos”, aseguraba que “Cuba merece ser libre, merece democracia” e invitaba a que “se inicie un proceso democrático que ponga fin a esta situación”.

    Un país democrático y respetuoso de los derechos humanos no puede escudarse en la excusa del embargo y, tras seis décadas de dictadura, no puede tratar al régimen cubano como interlocutor legítimo. Ecuador debe abordarlo como lo que es, una camarilla opresora responsable de una catástrofe humanitaria con millones de víctimas.

     

     

     

    FRASES DEL DÍA

    «Aquello que uno quiere encender en otros debe primero estar ardiendo dentro de uno mismo.”

    Charlotte Brontë (1816-1855), escritora inglesa

    «Al elogiar se menciona el nombre y al criticar apenas la categoría.

    Peter Bevelin (1936), escritor