Tensión por muertes en frontera entre Venezuela y Colombia

    Las Fuerzas Armadas Bolivarianas de Venezuela no informaron el número de bajas en el enfrentamiento del 26 de abril de 2021. (EFE)
    Las Fuerzas Armadas Bolivarianas de Venezuela no informaron el número de bajas en el enfrentamiento del 26 de abril de 2021. (EFE)

    Human Rights Watch (HRW) entregó este 26 de abril de 2021 a la Corte Penal Internacional (CPI) y a Naciones Unidas información sobre “abusos aberrantes” supuestamente cometidos por el Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, contra la población del estado de Apure, fronterizo con Colombia.

    En una entrevista con Efe, el director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco, explicó que toda la información que ha recopilado la ONG ya está en manos de la Fiscalía de la CPI y de la Misión Internacional Independiente de determinación de los hechos sobre Venezuela, creada por la ONU en 2019.

    En concreto, la organización ha entregado a esos dos órganos internacionales un informe en el que documenta la ejecución extrajudicial de al menos cuatro campesinos de Apure, torturas, 13 detenciones arbitrarias y el procesamiento ante tribunales militares venezolanos de civiles a los que se les acusa de colaborar con grupos armados.

    ‘Conducto abusiva’

    “El análisis de lo acontecido en Apure nos lleva a la conclusión de que estos hechos son parte de un patrón de conducta abusiva de las fuerzas de seguridad de Maduro. Esto no es distinto”, afirmó Vivanco.

    HRW enmarcó las acusaciones del informe en el contexto de la ofensiva lanzada en marzo por el Gobierno de Maduro contra “grupos irregulares” en el estado de Apure.

    El pasado 21 de marzo, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) inició combates en Apure contra dichos grupos que las autoridades nunca identificaron, pero que HRW dice que son una disidencia de la disuelta guerrilla colombiana de las FARC, conocida como el Frente Décimo Martín Villa (ver relativa).

    La FANB aseguró que la ofensiva dejó un saldo de 8 militares y 9 “terroristas” fallecidos, así como más de 40 detenidos.

    HRW alega en el texto que muchos de los arrestados “no eran miembros de grupos armados”, sino de la población local, después de haber entrevistado a 38 personas huidas de Apure, además de a 30 abogados, peritos forenses, líderes comunitarios, periodistas, autoridades colombianas y representantes de grupos humanitarios.

    Los desplazados entrevistados identificaron como responsables de los abusos a la FANB, a las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana, a la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y al Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (CONAS).

    Buscan investigación de la ONU

    Debido a la supuesta implicación de las fuerzas de seguridad venezolanas, HRW considera “imprescindible” que la Fiscalía de la CPI y la misión de la ONU examinen la posible responsabilidad de comandantes y autoridades de alto nivel que podrían haber ordenado esos abusos.

    También se debe identificar a quienes por su posición en la jerarquía militar o civil tenían el poder de haber prevenido esos abusos y no hicieron nada para evitarlos, añadió Vivanco.

    El año pasado, la misión de la ONU presentó un informe en el que acusó al Gobierno de Maduro de haber cometido crímenes de lesa humanidad, mientras que la Fiscalía de la CPI se mostró un poco más cautelosa y se limitó a decir que hay “fundamentos razonables” sobre la comisión de este tipo de delitos.

    La comunidad internacional está a la espera de que la Fiscalía de la CPI decida si inicia una investigación sobre Venezuela por supuestos abusos de sus fuerzas de seguridad, un tema sobre el que abrió un examen preliminar en febrero de 2018.

    Militares murieron en la frontera

    Militares venezolanos fallecieron en el estado de Apure, fronterizo con Colombia, en el que combaten desde el 21 de marzo de 2021 a un grupo que varias organizaciones identifican como disidentes de las FARC, informó este 26 de abril la Fuerza Armada, sin precisar cuántos uniformados han muerto.

    “Fallecieron algunos de nuestros efectivos, cuyos cuerpos están siendo identificados mediante la necropsia correspondiente. Así mismo, otros resultaron heridos y reciben la debida atención médica”, reza un comunicado de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

    Tampoco aclaran a qué grupo armado se enfrentan, una información que no han hecho pública pese a que los combates comenzaron hace más de un mes y a que fuentes militares han publicado fotografías de uniformes incautados con las siglas y logos de la antigua guerrilla de las FARC.