Tarea difícil

    CARLOS CONCHA JIJÓN
    CARLOS CONCHA JIJÓN

    Sin duda alguna considero que la tarea que afrontará el presidente electo Guillermo Lasso en su gobierno será difícil, aun mayor como fue el esfuerzo para alcanzar la presidencia después de algunos años de lucha, venciendo todas las adversidades, incluso las calumnias utilizadas en grado superlativo que pretendieron causar daño moral sin lograrlo.

    Me parece que Lasso se llenó de noble fortaleza de espíritu, con un escudo inexpugnable, que resistió los embates de varias fuerzas, no solo aparentemente políticas, sino otras que pavonadas de perversidad lo combatieron blandiendo un estandarte lleno de agresividad, con el fin deleznable de causar mal.

    Debemos reconocer que fue un camino difícil por el que transitó Lasso para llegar a la presidencia, pero demostró siempre estar fortalecido con su preparación, para conocer los problemas latentes del país, que merecen ser considerados dentro de las soluciones a corto, mediano y largo plazo, de manera efectiva con un cambio positivo.

    Sus propuestas fueron claras, así como sus respuestas con soluciones puntuales permitiendo al interlocutor quedar satisfecho con la demanda planteada. Su capacidad mental y su auto preparación le permitieron posesionarse de manera excepcional sobre las necesidades y los problemas que demanda la colectividad ecuatoriana.

    Tuvo además un don especialísimo fundamentado en el respeto a las ideas ajenas o contrarias y al mismo tiempo explicando las suyas, respaldadas con la fuerza de la verdad, que derivaron en plena convicción.

    Es posible que con Lasso podemos llegar a pensar que su fortaleza de espíritu venciendo todas las adversidades, derivan de su afán de servicio al pueblo ecuatoriano. Como democrático que es, ha abierto una puerta para el diálogo con otras corrientes políticas siempre y cuando se respete la democracia.