Sectores poblacionales rurales demandan evaluación de situación

Catacocha, La Hora.

Sectores de opini del sector rural del cant Paltas manifestaron a nuestro servicio informativo que, en su opini, es indispensable y necesario que tnicos y personal directivo de los organismos de desarrollo cantonal, provincial y regional y, de ser posible tambi nacionales, realicen un trabajo serio y ponderado de evaluaci de lo que fue la estaci invernal tima en la provincia, a fin de establecer, con objetividad, la real situaci de la calidad de vida de la poblaci asentada en la geograf provincial y dedicada a las tareas agrolas y ganaderas.
Dicha evaluaci, se dijo, debe hacerse y sin postergamientos, en raz de que las condiciones de vida de la poblaci rural de la provincia de Loja son deplorables, debido, por una parte, al abandono en el que se hallan por parte de los poderes centrales ascomo de los gobiernos seccionales que poco o nada hacen para mejorarlas. Y, por otra, por la insuficiencia de lluvias en la estaci invernal tima, a consecuencia de lo cual, muchos cultivos y las inversiones realizadas en ellos se han perdido, en grave y serio perjuicio de la econom domtica de la poblaci.
En la provincia de Loja, concretamente en el extenso valle de Casanga, se especific la poblaci realiza esfuerzos indescriptibles por, no so sobrevivir de la actividad agrola, a la par que ganadera, sino tambi de producir para la comercializaci, pero sin conseguir resultados realmente satisfactorios a causa de diversos factores, entre ellos: ausencia y/o carencia de apoyo financiero y tnico. Acentuada irregularidad de las precipitaciones lluviosas. Falta de infraestructura agropecuaria y situaci de insalubridad, entre otras.
Si bien el vivir en el abandono y en el olvido ha sido tradicional para nosotros, que hemos dedicado la existencia y el esfuerzo a las tareas agropecuarias, manifestaron nuestros informantes, al momento las cosas han empeorado en niveles insoportables y muy difiles de seguir soportando y padeciendo. Nuestros campos, agregaron no producen como es de esperarse, por cuanto las lluvias son insuficientes y, cuando las hay, son extemporeas. Ello quiere decir que ya no podemos seguir gastando recursos, tiempo y esfuerzo, en una actividad que aunque tradicional, no nos es significativa en tminos econicos, agregaron.
Si estamos pidiendo que se evaln los resultados existentes al momento, reiteraron, es porque necesitamos todo el apoyo gubernamental para buscar mecanismos que posibiliten el mejoramiento real de nuestra actividad, de las condiciones infrahumanas en las que se desarrollan nuestras vidas y la de nuestras familias. Nuestras economs domticas est mal a causa de las malas y escasas cosechas, a lo que hay que agregar los costos bajos de nuestros productos en los mercados de consumo a nuestro alcance.
Necesitamos y requerimos, a m de la ayuda financiera y de la capacitaci tecnolica, de sistemas de riego que nos garanticen y den la posibilidad cierta de realizar cultivos de manera sistemica, periica y sostenida. De ello no darse, la alternativa que nos queda es la de emigrar a donde sea y sea cual fuere el riesgo a correr para lograrlo. Lo ico que debemos vencer es el temor a la aventura. Pero ello es preferible a tener que quedarnos a seguir experimentando y sufriendo la miseria ocasionada por el aislamiento, la postergaci y el abandono, concluyeron manifestando.