Se evalua zona naranja en Ficoa

Con varios planes se busca regular y gestionar el uso, ocupación y transformación del suelo en Ambato.

361
Situación. Los fines de semana es común ver a vehículos estacionados en la avenida Los Guaytambos.

Hasta septiembre de este año el Municipio de Ambato debe aprobar el Plan de Uso y Gestión del Suelo (PUGS), instrumento de planificación territorial que forma parte del Plan de Ordenamiento Territorial (PDOT) 2050.

Estos documentos que permitirán regular y gestionar el uso, ocupación y transformación del suelo, conforme a la visión de desarrollo y el modelo territorial deseado, son elaborados actualmente por una consultoría.

Entre los temas planteados consta la asignación de las zonas roja, rosa y naranja, las mismas que abarcan a diferentes tipos de negocios. La primera aglomera a cabarets y moteles, la segunda a bares, discotecas, karaokes, y la tercera a restaurantes, espacios culturales y turísticos.

EL DATO
El colectivo Ficoa para vivir realizará una rueda 
de prensa para referirse al tema este viernes.

Controversia

Moradores de Ficoa fueron parte del proceso de socialización que realiza la Municipalidad con el objetivo de informar sobre el desarrollo del PUGS, en las reuniones realizadas vía internet se planteó la idea de determinar al sector como zona naranja.

Ante esto los vecinos mencionan que no están de acuerdo con la instalación de centros de diversión nocturna, incluso organizan un plantón que se desarrollará la próxima semana.

José Luis Espín, representante del colectivo Ficoa para Vivir, mencionó que los vecinos del sector se oponen a convivir cerca de bares, discotecas, cantinas y karaokes, porque esto significará comprometer la seguridad de niños, jóvenes y adultos mayores.

“Fue bastante ambiguo el mensaje por parte de quienes estaban socializando, sería bueno que aclaren toda la información”, contó.

Julio Rodríguez, director de Planificación, aclaró que las socializaciones realizadas tienen el fin de recoger los criterios de la ciudadanía para poder realizar los cambios necesarios en el PUGS y que la información proporcionada forma parte de un borrador que puede ser modificado hasta ser aprobado por el Concejo Cantonal.

Análisis

“Actualmente existe una obligatoriedad legal de los municipios y gobiernos locales de contar con un plan de desarrollo y ordenamiento territorial que se articule entre los diferentes niveles de gobierno”, explicó Agustín Sánchez, especialista en Gestión Pública y Desarrollo Social, quien asegura que el PDOT es la única forma de que la ciudad tenga una hoja de ruta con los objetivos claros.

Sánchez considera que el trabajo que se realiza actualmente para tener un plan de desarrollo es positivo y urgente, porque la ciudad ya está sufriendo los estragos de no contar con este instrumento.

“Es importante que se estructure y se converse con los barrios para que se detecte las necesidades y se realice un buen plan de desarrollo”, explicó. (RMC)