La tiza de la urgencia

SEP, 22, 2019 | 00:25 - Por FABIAN CUEVA

Fabián Cueva Jiménez

En el sistema educativo ecuatoriano se garantiza el acceso universal sin ningún discrimen. Por ello, hay 34.450 niños y jóvenes extranjeros estudiando; 16.851 son venezolanos. Acogerlos es difícil con tantos problemas económicos que tenemos, pero es  comprensible.  

El presidente de la Federación Venezolana de Maestros dice que las condiciones para el inicio del año lectivo 2019-2020 no existen y da razones: en el sector docente la seguridad social del maestro colapsó, el servicio de salud es pésimo, no hay prestaciones y se han pulverizado los sueldos, un maestro gana el equivalente a 30 dólares mensuales, motivo de renuncias permanentes.  Cada dólar equivale a 248.000 bolívares.

Con la reducción del poder adquisitivo en un 70%, educar en Venezuela resulta difícil, hay mucha deserción y disminución diaria de asistencia. Para ejemplo: el costo  del transporte es de 3.000 bolívares, si dos niños de la familia van a la escuela, gastan 6.000 diariamente, multiplicado por 5 días son 30.000 y al mes representan 120.000, aparte de los gastos escolares y alimentación. El salario básico es de 40.000.

Cínicamente Maduro dijo: “Hay jóvenes que se han ido de Venezuela con la idea de mejorar su vida en el exterior, yo les digo, vayan y vuelvan, porque país como Venezuela no han de encontrar en ningún lugar del mundo”. La Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, Michele Bachelet, señala: “La situación económica y social sigue deteriorándose… Lo que podía ser el episodio hiperinflacionario más agudo que haya experimentado América Latina”. 

Leonardo Padrón, venezolano, en la “La tiza de urgencia” cuenta  que  recibió una circular del colegio en la que piden a los padres que conozcan sobre varias materias,  se acerquen, una tiza los espera, porque  es mejor a pupitres vacíos.


fabcueva@gmail.com

COMENTA CON EL AUTOR

fcueva@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Paz, un estado necesario

| Después de varios días de intensas manifestaciones, con episodios de caos social, jornadas de violencia, odio y temor provocados por sectores infiltrados dicho por la dirigencia indígena y el propio gobierno; nos queda mucho por reflexionar en lo político y social.

¡Nunca más!

| Los indígenas no paralizaron el país. ¡lo destruyeron! No hay que romantizar el movimiento indígena. No es lo que fue en los 80.

La encrucijada nacional

00:15 | | Los economistas se rompen la cabeza, mientras los aficionados ofrecen todo tipo de soluciones – unas creativas, otras trilladas; muchas populistas.

El Estado doblegado

00:10 | | Los ecuatorianos solemos avanzar cien pasos para luego retroceder noventa y nueve.

Ciegos

00:05 | | Los ilustradores otomanos que están a órdenes del sultán turco, en ‘Me llamo rojo’, de Orhan Pamuk, son activistas políticos, pues sus trazos, colores y formas preservan la tradición pictórica oriental y lo que dictan los preceptos religiosos de no hacer idolatría.