Después puede ser tarde

ENE, 20, 2019 | 00:14 - Por MARIANA VELASCO

Mariana Velasco

El ser humano de este siglo carece de la afición tranquila  de tener un talento por el simple hecho de disfrute, más no por rigor o status. Por algo, es un pasatiempo y no un trabajo. A pesar de ello, el valor de la excelencia, corrompe el espacio del ocio. 

Tiene sentido el practicar una actividad o pasatiempo a nivel profesional y hay que aplaudir a quien o quienes lo logran. Probablemente somos excelentes en las actividades que comenzamos a practicar - incluidas las físicas - en la niñez o adolescencia. Ejercitar una actividad en la cual se sobresale, es estar atrapado en la jaula de los propios prejuicios.

¿Qué ocurre si a los sesenta y piquito decide aprender a surfear? La expectativa de alcanzar la perfección puede ser abrumadora y demoledora. Pocas veces nos damos cuenta. Los requerimientos de la señora excelencia están en ofensiva con la señorita libertad

Nos inculcaron que la libertad e igualdad son caminos a la felicidad. Depende de cada uno, como seres únicos, si usamos o no la oportunidad para hallar un momento de alegría y gotas de felicidad. En el hogar somos únicos; en el trabajo, uno más.  

Pretendemos ser dueños del tiempo sin reconocer que este no vuelve atrás. Familia, trabajo, compromisos sociales, voluntariado, actividades gremialistas y mucho más. No queda tiempo para el entretenimiento y todo dejamos para después. 

Después lo hago, después te llamo, la prioridad cambia, el café se enfría, las cosas pasan y el encanto se pierde. El tiempo no vuelve atrás y el después puede ser tarde. En la espera perdemos los mejores momentos, experiencias, alegrías y afectos.  

Olvidamos que el ocio es un logro ganado a pulso, porque rebasamos las exigencias elementales de la supervivencia. Es preciso eliminar el después, antes que la  vida termine.

mavetapia@hotmail.com
 

COMENTA CON EL AUTOR

mavetapia@hotmail.com

Más Noticias De Opinión

Estado de derecho sin justicia

| Son muchos los aspectos en los que ese mutante Estado de derecho ha puesto de relieve su incompetencia.

Organización sindical

| Según el Art. 326.7 de la Constitución corresponde al Estado garantizar el derecho y libertad de organización.

A reconstruir el Banco Central

00:15 | | Nadie cuestiona los pasos que se dan para que el Banco Central del Ecuador vuelva a depender del poder Ejecutivo. Menos aún de la voluntad omnímoda de quien, a un tiempo, encabece el gobierno y pretenda establecer un sistema político de un partido único.

Volvió la buena Alcaldía a la capital

00:10 | | El trabajo de bajo perfil, pero contundente, que está haciendo el Alcalde de Quito, es muy loable. A los pocos meses de haber asumido la Alcaldía ha empezado a trabajar con humildad pero, sobre todo.

La cultura

00:05 | | Hace 75 años, el maestro Benjamín Carrión, en su inmenso quehacer cultural, obtuvo de Velasco Ibarra el decreto que creó la Casa de la Cultura Ecuatoriana porque sabía.