lunes, diciembre 6, 2021
Santo Domingo Monterrey, capital mundial del abacá

Monterrey, capital mundial del abacá

Alrededor de seis mil hectáreas de este producto están sembradas en el área geográfica de la parroquia.

Monterrey es la parroquia más extensa y poblada del cantón La Concordia. Su economía se basa en el cultivo y producción de abacá, cuya fibra es exportada a varios países de Norteamérica, Europa y Asia. Por eso fue bautizada en el año 2000 como la ‘capital mundial del abacá’.

Actualmente están sembradas más de seis mil hectáreas de abacá, en el área geográfica de la parroquia, porque se disminuyó su producción debido a la falta de mercados, es decir antes de 2010, había más de 9 mil hectáreas sembradas.

Para Luis García, productor abacalero, los agricultores que hace años atrás reemplazaron sus cultivos de abacá por palma africana, desde el 2017 otra vez volvieron a la siembra de la fibra herbácea, ante la aparición del hongo pudrición de cogollo (PC), que devastó las plantaciones de palma aceitera.

 Precio

“El abacá es una planta que no se infecta de enfermedades y a los dos años ya está produciendo la fibra, que es utilizada en varios países del mundo para elaborar telas y sobre todo papel moneda”, explicó.

Aclaró que los precios por tonelada varían de acuerdo a la textura y blancura de la fibra. Además, en la cabecera parroquial existen varias ‘bodegas’ que compran la fibra para luego exportarla. “Definitivamente el abacá es la fuente de mayor ingreso de nuestra parroquia”, indicó el agricultor.

La mayoría de familias de Monterrey se dedican al trabajo del abacá, es muy común observar los montículos de fibra secarse a la intemperie, ya sea en la calle o en las veredas.

“Esto sucede porque falta que se implemente tecnología, como secadores mecánicos o eléctricos”, refirió el pequeño agricultor Jorge Barragán.

EMPLEO. De su cultivo dependen alrededor de dos mil familias.
EMPLEO. De su cultivo dependen alrededor de dos mil familias.

Trabajo

El abacá es una planta herbácea originaria de Filipinas, que fue introducida por japoneses a la zona de Monterrey, a inicios de la década de los 60. En la actualidad los productores dan trabajo a cerca de mil personas, entre cultivadores, desfibradores y cargadores.

En Monterrey, debido a los inconvenientes con los intermediarios, algunos productores de abacá exportan directamente la fibra. (JAR)

El dato
En las bodegas de la parroquia actualmente se paga a 98 dólares la tonelada de fibra negra y hasta 130 la de la fibra blanca.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículo anteriorLa tarabita de Flor del Valle  
Artículo siguienteRobaron en los hornados

Noticias relacionadas

La Hora TV