En cárcel Bellavista, los presos reciben dos comidas al día

Situación. La cárcel de Bellavista está resguardada por militares.

En esta cárcel, los presos se alimentan gracias al apoyo de fundaciones y familiares.

Un mes y trece días han transcurrido desde que el gobierno anunció que, en las cárceles del país, incluida la de Santo Domingo de los Tsáchilas, ya no habría el servicio de cocina, debido a la falta de pago al proveedor por parte del Gobierno Nacional.

Esta situación llevó a un grupo de privados de libertad del Centro de Rehabilitación Social (CRS) Bellavista a preparar los alimentos para los 1.115 reos, quienes ahora solo reciben almuerzo y merienda.

Desde mayo, no hay comida en las cárceles de Esmeraldas, Carchi, Imbabura, Sucumbíos, Pichincha, Santo Domingo de los Tsáchilas, Napo, Cotopaxi y Guayas.

Paulina Rueda, quien es miembro del consejo defensorial, sostuvo que el CRS es una de las cárceles con menos problemas en cuanto alimentación, ya que mediante fundaciones como  Cáritas y los familiares de los reos han donado para la elaboración de los alimentos.

Además, señaló que en los próximos días se les proporcionará las tres comidas diarias, a pesar de que aún no cuentan con un proveedor establecido.

EL DATO
Desde la militarización de las cárceles en enero 2024, las actividades de recreación fueron suspendidas.

Sin amotinamientos

El gobernador Miguel Quezada mencionó que se encuentran en un proceso contractual para renovar el servicio de alimentación, aunque no precisó la fecha.

Detalló que no se ha presentado ninguna clase de problemas ni indicios de amotinamientos dentro del CRS, a pesar que en cárceles de otras provincias se ha rumorado de que se podrían iniciar amotinamientos como respuesta a la falta de comida y recreación.

Por ejemplo, en la cárcel de Cotopaxi, los privados de libertad sobreviven con un pedazo de sandía y un pan. (CT)