#QueArteNoPare

    Por: Gabriel Villalva Cassanello

    Los hashtags son parte de ese lenguaje que emerge de la cotidianeidad del internauta, palabras clave que usamos para marcar un tema o contenido que compartimos en las redes sociales.

    El #QueArteNoPare puede ser perfectamente una posibilidad de vincular algo más que diferentes propuestas, vincular voluntades. Es una petición y a la vez un compromiso. Que el Arte no pare… es también una necesidad.

    En una época en la que por razones de pandemia nos vimos obligados a cambiar nuestras actividades y rutina, muchas ocupaciones simplemente quedaron desprovistas del escenario que les permitía su existencia. El arte se vio acorralado en esta situación, muchos creadores debieron recluirse en sus talleres sin posibilidad alguna de realizar exposiciones, dictar talleres, realizar presentaciones, etc. Y sin embargo, con la abundancia de recursos que sin ser económicos el artista siempre posee, encontrando respuestas y soluciones ahí donde parece que todo esta perdido, volvieron a surgir las exposiciones, los recitales, los encuentros y festivales, esta vez, fueron la plataformas virtuales las que se convirtieron en los nuevos escenarios, el tablado del internet permitía que las artes no se detengan, que le proceso creativo, siga manando hacia la comunidad, y nutriendo el exiguo consumo de arte y cultura que existe en el país, para que este no se extinga.

    Que El Arte no Pare ha sido una consigna que consciente o inconscientemente ha movido a todos los creadores y gestores culturales a continuar marchado a pesar de la adversidad del entorno, pero no basta con el esfuerzo único, hace falta que también que este compromiso llegue a toda la comunidad, que es también elemento fundamental en este proceso, un mensaje no tiene sentido sin no tiene destinatarios interesados, curiosos y habidos por participar. #QueArteNoPare.

    Nueva Acrópolis