Neocolonialismo en África

    Por: Anita Caicedo

    El continente africano es ahora mismo el más pobre de los cinco existentes de entre los países más deprimidos económicamente en el mundo, los diez primeros se encuentran en la parte subsahariana, lo que viene a significar un tercio del total. Así, el 40 % de la población africana vive por debajo del umbral de la pobreza con menos de dos dólares al día, según el Banco Mundial.

    Sin embargo, y para mayor contraste, en África se hallan las mayores cantidades de recursos naturales, con la tercera parte de las reservas minerales, el 24 % de las tierras cultivables del planeta y múltiples fuentes de energía por explotar. Entonces, si la tierra es inmensamente rica, ¿por qué sus gentes están sumidas en la miseria? ¿Qué personas o entidades se están lucrando a su costa?

    Para hallar las respuestas a estos cuestionamientos, debemos remontarnos al pasado, donde se fraguó un sistema criminal basado en la explotación, el dominio y la usurpación, y que continúa vigente hasta nuestros días. Y es que, a principios del siglo XIX, los africanos aún gobernaban sus territorios bajo sus reglas y conforme a sus propios términos. La presencia europea se limitaba a determinados puntos costeros concretamente, 31 puertos en el continente, sacando ganancias del comercio marítimo, a excepción de Francia que desde 1830 estableció una colonia en el norte de la actual Argelia y en lo que ahora es Túnez.

    Mas sin embargo  “neocolonialismo”, fraguado por  Francia y Reino Unido, se han unido China y las corporaciones transnacionales estadounidenses las cuales, sobre todo las tecnológicas, promueven la esclavitud infantil en las minas del Congo, que ven al continente africano como un enorme tesoro del que deben apropiarse, sin importar que para ello sea necesario asesinar o robar, y no solo eso, sino que, para colmo, a sus habitantes se los ve como esclavos, mano de obra barata o gratis susceptible de servir a sus intereses, sin que exista la  verdadera intervención de organismos gubernamentales, o de  ONG que en realidad poco o nada  han hecho hasta el momento  por mejorar las condiciones de vida de  aquellos seres humanos.

    caicedoana91@gmail.com