¿Igualdad social?

    Por: Orlando Amores Terán

    Los narco-comunistas son oportunistas, actúan como ratas, utilizan todo para su beneficio: Iglesia, movimientos sociales, DDHH. Destruyen lo bueno. Proponen derrumbar nuestra civilización. La pobreza es el arma con la que el comunismo y ahora el narco-comunismo, construye «sociedades igualitarias» en miseria, corrupción y opresión.

    El modo de destruir países, es a través de Constituyente, incorporando estos «derechos»: El Estado debe garantizar el acceso gratuito a salud, educación, vivienda y pensiones. Debe garantizar igualdad social, aunque afecte derechos individuales, aún a costa de menor crecimiento económico.

    Todo ciudadano debe tener un ingreso mínimo independientemente de si trabaja o no. Preguntas: ¿Quién paga infraestructura, medicina, libros, materiales de construcción, médicos, profesores, ingenieros, albañiles, pensiones, ingreso mínimo? ¿Quién genera recursos para la «igualdad» del vago comunista, del narco-terrorista, de los ociosos? Usted, quien trabaja, quien se esfuerza, quien arriesga emprendiendo un negocio, quien paga la extorsión estatal a través  de impuestos.

    De nuestro sacrificio y trabajo se fomentan las interminables colas de bonos, subsidios con los que el narco-comunismo siembra votos, estimula pobreza, pedigüeñismo, vagancia; castiga la inversión, el progreso. Ahí está Cuba, abandonada a su suerte, ni los países de América, ni los organismos internacionales, intervienen efectivamente, contra la tiranía castro-narco-comunista, más allá de inservibles declaraciones.

    Por eso Ecuador no puede permitir que retorne el narco-terrorismo, porque consolidarán 70 años de miseria, corrupción y opresión. Allí la urgencia de exigir que el régimen autorice el porte y uso de armas; organice Frentes de Defensa de la Libertad; elimine la estructura constitucional narco-comunista mediante Consulta, con las preguntas aprobadas por la CC en Dictamen 7-19-RC-19; mientras vacuna y reactiva la economía.

    logcaba33@gmail.com