Conservación en la Provincia

    Por: Verónica Narváez

    Nos llamamos provincia productiva desde los inicios, lo hicimos deforestando los bosques densos que enriquecieron los suelos, tierra que hoy nos da la mejor producción agrícola del país. Años de producción que ya piden en muchos lugares fertilizantes y otros.

    Tiempo atrás, cuando veía las montañas de la cordillera occidental se veía selva, pambiles en diferentes estratos, mezcla de tonalidades de color verde, las hacía ver tan compactas, intocables, y ahí ya cazaban tigrillos, venados, guantas, y tantas otras especies que se encuentran ahora en peligro de extinción.

     Reemplazamos los bosques con pasto, al mero estilo industrial, se convirtieron en planicies limpias y verdes de pasto, y trajimos especies de ganado que nos caractericen, que nos den orgullo producir. En los límites de las grandes propiedades, en quebradas y en manchas espesas y limitadas existen aún pequeños bosques, donde anidan los secretos de nuestra biodiversidad que poco se ha estudiado.

    Hemos visto almejas, camarones, peces en nuestros ríos, especies que quizás son únicos en el mundo, Tenemos Áreas de Conservación que serán declaradas como tal por el GAD Provincial de Santo Domingo de los Tsáchilas, son áreas que tienen presencia de monos, diversidad de mamíferos, aves ni hablar, para estudiarlos y salvarlos a más de conservarlos es importante darlas a conocer.

    En poco tiempo podemos ser a más de una provincia productiva, una provincia sostenible, que fomenta también la conservación. Esto abre puertas a fortalecer el sector turismo, un enfoque que nos caracterice como lo ha logrado Mindo, Costa Rica, las provincias del Oriente Ecuatoriano y que compartimos la similitud de ecosistemas, es un enfoque sobre el cual también ya se está trabajando arduamente y se proyecta con gran fuerza y buen augurio en el territorio Tsáchila.

    venarvaezteran@gmail.com