Agricultores le ‘apuestan’ a la boya

Trabajo. Los sembríos de boya crecen aceleradamente en la provincia Tsáchila.

Un gran porcentaje de propietarios de tierras han plantado este producto.

Cada día son más las personas que se inclinan a la siembra y cultivo de boya en Santo Domingo de los Tsáchilas, madera que hoy en día es tasada en un precio muy bueno. Actualmente hay ganancias para el productor, intermediario y comprador final.

Hay quienes se olvidan de sembríos tradicionales y devaluados, para dar paso a las plantaciones de este producto. “Antes mi línea era el cacao y la pimienta, ahora esos precios ya no dejan ganancias”, manifestó Rolando Vera.

Empezar no es difícil, ni costoso para las personas que ya tienen tierras. Vera explicó que por hectárea sembró mil plantas y que cada una le costó 0.19 centavos, en un vivero de Santo Domingo.

“Hay que sembrar a una distancia mínima de dos metros y medio. Preparar bien el terreno y fumigar adecuadamente para matar a la hormiga que se come las hojas”, explicó.

Inversiones

Diego Rivera es profesor en Santo Domingo y sacó un crédito en una entidad bancaria para comprar cinco hectáreas de terreno en la parroquia La Unión del cantón Quinindé, que ahora las tiene con aproximadamente 5.500 plantas de boya.

“Se necesita mucho cuidado, siempre se muere un porcentaje y hay que resembrar. Ahora el precio es bueno, confío que la sobreproducción no sea un problema para que se devalúe”.

Carlos García es propietario de un vivero y también puso boya en sus tierras. “Entrego en varias provincias del país, la gente se está dedicando a esta actividad porque es buena”.

Él asegura que también negocia plantaciones que ya están listas para el corte, actividad que deja buenas rentabilidades económicas. “Yo pago a 8 mil la camionada y entrego a 11 mil, pero hay que saber qué tipo de producto se compra”.

Rivera es nuevo en esta materia, pero ha buscado asesoría. “Sé que una pata de boya tiene de 4 a 5 palmos, cada uno está valorado en 7 dólares. Hay otras estrategias para ganar un poco más, porque se puede comercializar en pie, talado o aserrado”.

Respaldo

Tanlly Vera, ministra de Agricultura y Ganadería, dijo que estos sembríos son una potencia porque hay mucha demanda a nivel mundial, pero que se debe continuar consolidando acuerdos y relaciones con otros países.

Puntualizó que es importante el tema del financiamiento para el agricultor ecuatoriano. De esta manera dijo que el Gobierno Nacional trabaja para que se otorguen créditos al 1% de interés y a 30 años plazo, “lo haremos a través de BanEcuador”. (JD)

El dato.
Las plantaciones de boya están listas en un promedio de 4 años.