El nivel de empleo puede recuperase 3% hasta fin de año

    El ministro de Economía, Simón Cueva, debe gestionar una economía en crisis

    Se reducirá así el terreno perdido debido a los confinamientos por la Covid-19. Sin embargo, el país llegará más endeudado a fin de año y con alto riesgo.

    La economía ecuatoriana tendrá una leve recuperación en 2021; pero tomará todavía dos o tres años para retomar los niveles pre pandemia. El mayor paso adelante será que el crecimiento del 3% en el Producto Interno Bruto (PIB) permitirá mejorar en algo el número de ecuatorianos con empleo formal. Sin embargo, la situación de la informalidad y el desempleo seguirá afectando a más de 5 millones de personas.

    El Gobierno tendrá el gran reto de no descuidar los sectores prioritarios; pero con recursos escasos para el gasto.

    Más empleo adecuado

    Según la encuesta de expertos de la Economía del Ecuador, donde participaron más de 20 académicos y profesionales, el empleo adecuado llegará al 35% de la Población Económicamente Activa (PEA) hasta diciembre 2021.

    Esa proyección significa un incremento del 3% en comparación a los niveles con los que inició su mandato Guillermo Lasso en mayo 2021. A esa fecha, se registraron 2’670.281 ecuatorianos con empleo adecuado, lo que corresponde al 32% de la PEA.

    Como consecuencia del último confinamiento y restricciones en 16 provincias durante abril y mayo pasados, el mercado laboral se precarizó más. En total, más de 87.000 personas pasaron al desempleo y más de 100.000 perdieron su trabajo formal.

    En este contexto, el aumento proyectado del 3% significaría una recuperación de esa caída; y la posibilidad de que más de 160.000 ganen al menos $400 al mes y mejoren su poder adquisitivo.

    En un paso importante, pero aun así, terminaremos 2021 con más de 5,3 millones de ecuatorianos en el desempleo, la informalidad y otros tipos de actividades precarias.

    Precio del petróleo cerrará en el doble de lo presupuestado

    Actualmente, el precio internacional del barril WIT, que es el crudo de referencial para Ecuador, está en más de $73. Hasta fin de año, la cotización se estabilizará en $65, lo que representa el doble de los $37 establecidos para el Presupuesto General del Estado (PGE).

    En teoría, esa situación es una buena noticia país porque representa más ingresos para el Estado. Sin embargo, el sector petrolero tiene varios problemas, incluidos baja producción e ineficiencia, que provocan que las exportaciones de crudo se diluyan y solo llegue menos del 20% para gasto público de libre disponibilidad del Gobierno.

    El presidente Guillermo Lasso, y su ministro de Energía, Juan Carlos Bermeo, deben implementar cambios urgentes para aumentar la producción y sanear el comercio internacional de crudo en Petroecuador. Caso contrario, se perderá la coyuntura de buenos precios.

    Insuficiente recuperación del crecimiento

    Luego de una caída de casi el 8% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2020, hasta diciembre de 2021 se proyecta un crecimiento de entre el 2,8% y 3%. Ese crecimiento contribuirá a mejorar las cifras de empleo; pero no será suficiente ni siquiera para retomar los niveles anteriores a la pandemia.

    Según la Cámara de Comercio de Quito (CCQ), incluso si se realizan reformas estructurales y se incentiva la inversión privada, la recuperación completa tomará dos a tres años. Además, un gran porcentaje del éxito dependerá de cómo avance el plan de vacunación en los primeros 100 días del actual Gobierno.

    Más deuda y déficit

    A pesar de los recortes establecidos desde 2019, el gasto público sigue siendo mucho mayor que los ingresos fiscales. Hasta diciembre 2021 se prevé que se tendrá un hueco de alrededor de $4.200 millones, el cual se tendrá que cubrir con más deuda.

    Así, en sus primeros siete meses del actual Gobierno, el peso del endeudamiento por ecuatoriano pasará de $4.016 a $4.256; es decir, $240 adicionales.

    El ministro de Economía, Simón Cueva, ha asegurado que se va a hacer un gran esfuerzo para optimizar el gasto público y priorizarlos en sectores como salud, educación, protección social. Sin embargo, más austeridad tendría un costo político grande.

    Riesgo país se estanca

    Con el anuncio de la victoria electoral de Guillermo Lasso en abril pasado, el riesgo país cayó de más de 1.000 puntos a alrededor de 730 puntos. Esa caída significó un espaldarazo de confianza a la nueva administración; pero hasta fin de 2021, la situación no mejorará.

    Según la encuesta de expertos de la Economía del Ecuador, el Riesgo País se estancará en 750 puntos, lo que significa un nivel hasta cinco veces mayor que nuestros vecinos de Colombia y Perú.

    Ese índice, que mide la posibilidad de que un país deje de pagar sus obligaciones, encarece el acceso a crédito tanto para el Gobierno como las empresas y bancos ecuatorianos. Entre mayor es el riesgo país, mayor son las tasas de interés. Además, disminuye el número de inversionistas extranjeros dispuestos a generar empleo y actividad económica.

    La meta de bajar a 400 puntos o menos tomará los cuatro años de Gobierno, siempre y cuando se reduzcan los desequilibrios fiscales y el sector público se vuelva eficiente. (JS)