Robos, un problema que se vive a diario en Santa Rosa

Los moradores están cansados de la inseguridad. Los ladrones roban a personas, casas y hasta se han llevado vehículos.

556
Lugar. Santa Rosa se ubica al suroeste de Ambato.

Incertidumbre y preocupación es lo que aseguran sentir los moradores de la parroquia Santa Rosa, al suroeste de Ambato, donde los moradores denuncian el incremento de robos y la presencia constante de personas sospechosas en el sector.

A decir de los vecinos a diario se registran altercados de inseguridad en los diferentes barrios donde suenan las alarmas no solo en horas de la noche, sino también a plena luz del día.

Casos

Pasado el mediodía el sector guardaba la calma y tranquilidad característica del barrio Miñarica Bajo al oeste de la parroquia.

Fue uno de los moradores que encendió las alarmas, puesto que había encontrado a un individuo que había ingresado a su vivienda tratando de sustraerse varios artículos.

Los vecinos se organizaron y atraparon al sospechoso para luego purificarlo. En posesión del sujeto los vecinos encontraron un tanque de gas y en una maleta herramientas con las que al parecer abría las puertas de las casas. El hombre fue entregado a la Policía Nacional.

Al día siguiente otro robo se denunció, ahora en el barrio Las Lajas al sur de la parroquia, esta vez los malhechores lograron su cometido y se llevaron varios accesorios de un vehículo que permanecía estacionado en el sector. Los moradores aseguraron que no es la primera vez que sucede.

Caso similar pasó en el barrio Carmelitas, donde uno de los vecinos fue víctima de robo cuando se trasladaba a su vivienda, esto causó enojo en los moradores, quienes aseguran estar cansados de la delincuencia.

Santa Rosa es una de las parroquias más grandes de Ambato.

Vecinos

Una moradora de Santa Rosa indicó que siente temor de revelar su nombre, puesto que hay personas que ya rondan el sector amedrentando, pero también explicó que con los vecinos están tratando de organizarse a fin de capturar a los sospechosos.

“Si los atrapamos tomaremos la justicia indígena y campesina para que escarmienten, porque parece que si les entregamos a las autoridades al siguiente día ya están libres”, comentó.

Principalmente los vecinos ven afectada su rutina diaria por robos a personas, pero la preocupación se incrementa cuando en menos de un mes fueron sustraídos dos vehículos que permanecían estacionados en el sector y a plena luz del día.

Uno de los últimos casos se registró la semana pasada en la calle Aniceto Jordán, a media cuadra de la calle Antonio Clavijo.

Los vecinos piden a las autoridades policiales se disponga mayor patrullaje en el sector.

Andrea Toasa, teniente Político del sector, aseguró que los esfuerzos son constantes en los diferentes barrios, pero resaltó que la percepción de inseguridad también se da por las fiestas privadas y otras clandestinas que proliferan en la zona.

Desde la Policía Nacional se indicó que los patrullajes con el eje preventivo e investigativo son constantes. (FCT)