Personal de las Fuerzas Armadas ejecuta operaciones militares de seguridad en los exteriores de la cárcel de Esmeraldas.

La presencia militar es notable en el     Centro de Privación de Libertad de Varones en Esmeraldas, pues los acontecimientos desarrollados en los últimos días, puso en alerta a las demás cárceles del país.

Un uniformado, quien cumplía su turno de vigilancia, aseguró que no se han presentado disturbios con los internos. “Que prevalezca la paz en el interior y el exterior, es lo que se busca”.

Mientras que Alfredo Zambrano, morador del sector, no deja de estar al pendiente por cualquier movimiento extraño que escuche. Él no descarta que en cualquier momento haya un amotinamiento.

Familiares al pendiente

Lucilda Cañola, al pie de las barricadas cerca de la puerta de ingreso, esperaba poder tener comunicación con su hijo, ya que le preocupa la situación en las demás cárceles. “Acá también hay peligros y pasan trabajo los detenidos, ruego a Dios que aquí no pase nada”, comentó, mientras caminaba de un lado a otro.

La desesperación que mostraba Washington Valencia, por la situación de su hermano, quien lleva dos meses recluido, y al no saber cómo está, le preocupa más.

Antecedentes 
El último enfrentamiento en la cárcel de Esmeraldas, fue el 6 de diciembre de 2020, 
cuando las bandas identificadas como ‘Los Tijerones’ y ‘Los Gángster’ luchaban por 
el control en el reclusorio de Esmeraldas. Seis muertos y un herido fue el resultado 
de esa disputa.