Thursday, July 29, 2021
Editorial Columnistas Nacionales Repensar tu privilegio financiero

Repensar tu privilegio financiero

Alex Gladstein

A los ojos de la mayoría de las élites occidentales, inversores, periodistas y académicos, el Bitcoin se considera desde una molestia hasta un desastre.

Hace apenas unos días, el multimillonario estadounidense Charlie Munger calificó al Bitcoin de “repugnante y contrario a los intereses de la civilización”. Warren Buffett, que fue la persona más rica del mundo, se sentó junto a Munger en evidente acuerdo. Ha dicho que el Bitcoin es “un engaño” y “veneno para ratas al cuadrado”, y ha advertido que lamenta su auge “porque la gente se ilusiona con que algo así va a cambiar su vida”. Bill Gates, que también solía ser la persona más rica del mundo, ha dicho que el Bitcoin es una inversión de la “teoría del tonto mayor”, y que se pondría en corto, si pudiera.

Unas semanas antes, The New York Times publicó un artículo que decía que Bitcoin “arruinará el planeta”. El columnista del Financial Times, Martin Wolf, la calificó hace tiempo de “ideal para criminales, terroristas y blanqueadores de dinero”, mientras que la ex jefa del Fondo Monetario Internacional (FMI) y presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, lo ha calificado de herramienta para “una actividad de blanqueo de dinero totalmente reprobable”.

Están equivocados, y están cegados principalmente por su privilegio financiero.

El privilegio financiero ciega a los usuarios del dólar

Todos los críticos son ciudadanos ricos de economías avanzadas, donde se benefician de la democracia liberal, los derechos de propiedad, la libertad de expresión, un sistema legal que funciona y monedas relativamente estables como el dólar, el euro o la libra.

En realidad, sólo el 13% de la población de nuestro planeta ha nacido en monedas duras como el dólar americano, australiano o canadiense; euro, yen japonés, libra esterlina o el franco. El 87% restante ha nacido en la autocracia o en monedas menos fiables.

4.300 millones de personas viven bajo el autoritarismo;
1.200 millones de personas viven bajo una inflación de dos o tres dígitos.

Cualquier persona con acceso a Internet puede participar en Bitcoin, un nuevo sistema monetario con reglas iguales para todos, que funciona en una red que no censura ni discrimina, no requiere pasaporte o identificación, es difícil de confiscar e imposible de degradar.

Puede que Gates, Munger y Buffett no hayan tenido que lidiar recientemente con conflictos y violencia, mercados negros, inflación implacable, represión política y corrupción rampante en su rutina diaria, pero la mayoría sí.

Hasta ahora, los gobiernos y las empresas han controlado las reglas del dinero, pero el mundo está cambiando.

Los ‘bitcoiners’ en economías emergentes y regímenes autoritarios o dictaduras, más cerca en el caso de Venezuela, tienen más esperanza en el futuro que los agoreros mencionados. Para ellos, Bitcoin es una protesta, un salvavidas y una salida.

Lee más sobre el uso del Bitcoin en Sudán, Nigeria y Etiopía.

Sudán, Nigeria y Etiopía, tres países con una población combinada de 366 millones de personas, bastante más que el número de individuos que viven en Estados Unidos.

Los tres hablan en nombre de millones de personas cuya experiencia vivida es mucho más cercana a la del ciudadano medio de este planeta. Aquí están sus historias.

BITCOIN EN NIGERIA

Ire Aderinokun es una empresaria nigeriana. Es una desarrolladora front-end y diseñadora de interfaz de usuario de Lagos y es la cofundadora, directora de operaciones y vicepresidenta de ingeniería de Buycoins, un intercambio de criptodivisas y uno de los lugares más populares para comprar bitcoin en África Occidental. Es una prolífica escritora, oradora, organizadora y activista y una de las fundadoras de la Coalición Feminista, un grupo que defiende la igualdad de las mujeres en la sociedad nigeriana.

 Crisol de culturas

Tres grandes grupos étnicos dominan el país, pero la población está dividida en cientos de tribus. El país se gobierna a través de un norte predominantemente musulmán y un sur cristiano, y el liderazgo nacional rota entre ellos. Nigeria tiene la mayor economía de África y la mayor población, con más de 200 millones de ciudadanos, pero gran parte de la riqueza está ligada a la exportación de petróleo.

Al igual que en muchos Estados rentistas, la corrupción y la desigualdad son masivas: mientras los fabulosos ricos viajan en jet por todo el mundo, seis nigerianos se empobrecen cada minuto.

 ‘Roban a la gente con la inflación’

Nigeria lucha contra el desempleo, especialmente entre los jóvenes. El 62% de la población tiene menos de 25 años.

La inflación oficial ronda el 15%, y la de los alimentos es aún mayor. El naira, la moneda local, ha pasado de 100 por dólar a 500 por dólar. La gente, dijo Aderinokun, es muy consciente de que las élites están robando a los ciudadanos mediante la devaluación.

Cuando un familiar o un amigo consigue un puesto de trabajo en el gobierno, dijo, se da por sentado que te mantendrán a ti y a un círculo de personas.

Ahora, el Bitcoin está cambiando el juego, permitiendo a más personas ahorrar como nunca antes.

En Nigeria, Aderinokun y millones de otras personas usan Bitcoin no solo para ahorrar, sino para enviar dinero al extranjero.
Resultó que Bitcoin era más fácil y rápido para enviar dinero desde Nigeria a EEUU que los medios tradicionales. Así que decidió lanzar BuyCoins.

Al principio, el componente de pago de Bitcoin fue lo que realmente atrajo a Aderinokun, la idea de que podría ser fácil en lugar de difícil enviar dinero de un lugar a otro, saltándose las fronteras nacionales.

BuyCoins permite intercambiar dinero de mano en mano localmente y también lanzó una aplicación llamada SendCash. Con SendCash, los usuarios de EE.UU. envían bitcoin a la aplicación, y ésta se deposita como naira unos minutos después en cualquier cuenta bancaria nigeriana. Actualmente, la aplicación también envía nairas a Estados Unidos o Ghana, todo ello utilizando bitcoin como vía de pago.

Alrededor del 45% de la población nigeriana tiene acceso a Internet (en Ecuador la cifra supera el 65%).

BITCOIN EN SUDÁN

Mo, también conocido como Sudan HODL, es un médico sudanés que vive en Europa.

Mo ve su país con brutal claridad. Describe la capital de Jartum como una megaciudad abarrotada y diversa, llena de bolsas de riqueza extravagante, rodeada de un enorme cinturón de pobreza. Una ciudad de contradicciones, donde las mansiones se encuentran junto a la más absoluta indigencia.

En Darfur, no hay infraestructuras educativas ni sanitarias. Los señores de la guerra acabaron llenando el vacío de poder, y los jóvenes eligieron la violencia en lugar de la escuela como forma de progreso.

Sudán ha vivido un círculo vicioso de golpes militares y gobierno autoritario desde que obtuvo su independencia del Imperio Británico y perdió su frágil primera democracia.

El Islam, dijo Mo, no llegó a Sudán mediante la violencia, sino a través de comerciantes y sufíes, pero tras la década de 1980, el auge de la riqueza petrolera de Arabia Saudí llevó a la exportación de la ideología extremista y militante a muchos lugares del mundo, incluido Sudán.

30 años en dictadura

Una revolución democrática en 1985 duró poco; otro golpe de estado en 1989 trajo tres décadas de dictadura.

El derramamiento de sangre alcanzó su punto álgido en Darfur a principios de la década de 2000, cuando Bashir cometió un genocidio, utilizando milicias para asesinar a cientos de miles de personas y desplazar a otros millones. Esto provocó que EE.UU. y la UE aumentarán las sanciones contra Sudán, aislándolo aún más del mundo exterior.

La economía no es distinta a la trayectoria política: inflación, corrupción y nepotismo.

 Muerte para quienes tienen dinero ‘bajo el colchón’

Cuando Bashir tomó el poder en 1989, instauró un régimen de terrorismo económico. Bashir creó una nueva división “económica”, una especie de policía secreta, que iba de casa en casa buscando divisas u oro. Cuando los matones con botas de goma llegaron a la casa de Majdi, un ciudadano que fue usado como ‘ejemplo’, encontraron sus ahorros y lo arrestaron. Tras un juicio amañado, lo ahorcaron, enviando un mensaje a la población: si alguien intenta utilizar cualquier cosa que no sea la moneda sudanesa a través de nuestro sistema bancario -si alguien intenta poseer su propio dinero- será condenado a muerte.

Impuestos para pagar el terrorismo de Estado

Al mismo tiempo, Bashir puso en marcha un sistema de tributos para financiar sus actividades. Los ciudadanos debían pagar una parte de sus ingresos para ayudar a los mártires de las guerras de su dictador. La policía monetaria secreta espiaba a los individuos, congelaba las cuentas bancarias, confiscaba los bienes e imponía tasas inventadas a los comerciantes. Era un sistema de extorsión nacional.

En 2019, en un asombroso ejemplo de poder popular, la población sudanesa finalmente expulsó a Bashir. Desde entonces, se ha instaurado un frágil gobierno de reforma.

Está claro que en algunos lugares no basta con una revolución política; la inflación es del 340%.

Donde antes había muros financieros que separaban a Sudán del mundo, Bitcoin ha tendido puentes. Ahora es fácil para Mo en Europa enviar dinero a sus amigos y familiares. Lo que antes tardaba días, ahora tarda minutos. Y no tiene que confiar en terceros ni exigir a su familia que trate con ladrones en el gobierno. No tiene que pagar impuestos a la salida de divisas, ni IVA.

Cuando la gente dice que el Bitcoin es la esperanza, él dice que está de acuerdo.

BITCOIN EN ETIOPÍA

Kal Kassa es un empresario etíope. En un país de casi 120 millones de habitantes, más del 70% de la población no tiene cuenta bancaria. Hay comunidades que aún utilizan la sal como dinero.

Etiopía sigue bajo la influencia del marxismo militante y la centralización económica.

Como en el caso de Venezuela, Argentina o Nicaragua, existe un tipo de cambio bancario que el Banco Nacional de Etiopía impone a 40 birr por dólar, y un tipo de cambio en el mercado negro mucho más elevado

Como la inflación es tan alta y un fenómeno tan constante, las clases altas utilizan el dólar como unidad de cuenta. Pero fuera de las ciudades, la gente sigue contabilizando con el birr, y su nivel de vida desciende con él. En las zonas rurales, la gente utiliza el ganado o las ovejas para almacenar valor. Si pueden, obtienen oro, que es raro y todavía se considera muy valioso. Los dólares son oficialmente ilegales.

En este entorno de debilidad, los etíopes se ven obligados a comprar bonos del Estado, que, como señaló secamente Kassa, tienen tipos de interés reales negativos. Son, como él dice, donaciones para el Estado.

Kassa nació en Etiopía, pero se marchó de pequeño a California. Volvió a finales de 2013, y mientras subía al avión, se preguntó: Si tuviera mi riqueza almacenada en oro o ganado, ¿cómo podría llevarla al otro lado de la frontera?

Hoy, Kassa ha creado grupos de Telegram en los que paga con bitcoin a autónomos, diseñadores gráficos y traductores afincados en Etiopía. En EE.UU., dijo, la mayoría de la gente trata el bitcoin como una inversión o como una cuenta de ahorros. Pero él lo utiliza también como medio de intercambio y de pago. Es más fácil y más barato, y ahora forma parte de su vida.

Kassa se centra en la Lightning Network, y la utiliza para pagar a sus contactos en Etiopía. Les ayuda a configurar la Blue Wallet, de código abierto y gratuita, y les paga directamente con Lightning. Está sorprendido de lo fácil que es y de cómo transmite el valor al instante en medio mundo.

En el otro extremo, sus contactos utilizan Blue Wallet como cuenta de ahorros, y cambian localmente a birr cuando lo necesitan en los mercados entre pares. Esto es enormemente preferible a Western Union, dijo, y a las cuentas denominadas en birr, donde, por ejemplo, en un pago reciente, Kassa tuvo que pagar 13 dólares para enviar 100 dólares por concepto de servicio bancario e impuestos.

En cuanto a Gates y Buffet: Kassa tuvo la oportunidad de ir al evento de Berkshire Hathaway en Lincoln, Nebraska, hace unos años. Fue muy impactante, dijo, ver a 40.000 personas reunidas como parte de una comunidad. Pero el evento fue muy introvertido, lo que explica que Buffet y sus amigos no puedan ver lo corrupto que está el mundo a su alrededor. No ven el agua en la que nadan, y están ciegos ante los billones de dólares de dinero que se blanquean cada año a través del sistema bancario. Se alegra de que estos inversores sean dinosaurios. No son el futuro.

En cambio, el 75% de la población de Etiopía tiene menos de 27 años. Una vez que empiecen a usar Bitcoin, Kassa cree que difundirán la tecnología rápidamente entre sus amigos y familiares. La adopción no llevará décadas, sino años.

Cuando se le pregunta si le preocupa que el gobierno tome medidas contra el Bitcoin, dice que será difícil que se interponga entre un etíope trabajador y una vida mejor. La población es joven, ágil, creativa y se adapta. No se la detendrá. La gente, dijo, está harta de la pobreza y de ganar dinero sólo para verlo depreciado.

Después de leer las historias de Aderinokun, Mo y Kassa, y de ser testigos de cómo Bitcoin es tan valioso para la gente fuera de la burbuja del dólar, comparen esto con lo que Munger, Buffet, Lagarde, Sachs y otros dicen sobre Bitcoin: que es algo sin valor social. Que sólo conseguirá ilusionar a la gente, para luego defraudarla.

“Asqueroso”

“Veneno para ratas”

“Yo lo pondría en corto”

“Totalmente reprobable”

Para la mayoría de la gente, es el gobierno el que decepciona a la gente. Es el gobierno el que es censurable. Hay que invertir en las tecnologías de la liberación, no oponerse a ella.

¿Y para los que están cómodos en la burbuja del dólar? Es hora de repensar su privilegio financiero.

Sobre el autor:

* Director de Estrategia de Human Rights Foundation, profesor de la Singularity University.

Artículo anterior¿Cómo contar esta historia?
Artículo siguienteMás derecha

Más columnistas

La Hora TV