Realidades de ciudades

    Por: Verónica Narváez

    Lilian Apaza, investigadora, madre y activista ciclista de Bolivia, vive día a día
    el poco respeto de los conductores, la contaminación, la ausencia de árboles en las calles de su ciudad. Esto, lejos de desanimarla o impedir que incluya a sus familia en sus rutas, le motiva a buscar construir un circuito de arbolado en la ciudad de Santa Cruz de Bolivia que permita al ciclista urbano conectar con la biodiversidad (árboles endémicos).

    En un escenario donde Santa Cruz es la ciudad más poblada de Bolivia, en época seca la ciudad llega a 38°C, enfrentan islas de calor, su propuesta atiende necesidades climáticas que como lo he mencionado antes son similares a otras ciudades de Latinoamérica.

    Me voy tan lejos a Bolivia, porque muchas veces las realidades y variables importantes vemos con mayor claridad a la distancia como: la propuesta se trabaja con la ciudadanía, con los barrios de los circuitos a intervenir, nace con una propuesta planificada donde el arbolado endémico urbano y la seguridad van de la mano.

    La movilidad sostenible debe ser parte de todas las ciudades, pero no se puede descuidar la participación ciudadana ni la responsabilidad con el arbolado urbano, sacrificar árboles por ciclovía no es un intercambio justo en el desarrollo. Ciudades de primer mundo están volcadas a reemplazar el cemento por áreas verdes, pero sobre todo buscan rescatar su biodiversidad perdida por reforestar con especies que no son de la zona.

    Estamos próximos a conmemorar el 22 de abril el Día de la Tierra, y todos los esfuerzos son también para salvar nuestro planeta, lecciones de otras ciudades, experiencias de otros países deben ser asumidas pero sobre todo deben ir de la mano de la ciudadanía.

    v_narvaezt@hotmail.com