Burocracia y política

FEB, 21, 2019 | 00:10 - Por Rodrigo Contero Peñafiel

Rodrigo Contero Peñafiel

El IESS adolece de una falla estructural y administrativa en perjuicio de sus legítimos dueños, los afiliados y jubilados. La Contraloría ha encontrado serias responsabilidades administrativas, civiles y penales en su funcionamiento debido a la ejecución de contrataciones bajo regímenes especiales sin sustento técnico, económico ni legal. 

Las observaciones incluyen la falta de estudios actuariales serios sobre los fondos de invalidez, vejez y muerte, lo cual influye en su sostenibilidad financiera; la falta de calidad en los servicios de atención de salud, prestaciones y pensiones jubilares. Parecería que la política clientelar fue la mejor carta de presentación de esta institución.

La nómina de empleados ha crecido de manera escandalosa: de 19.520 personas en 2013 a 38.154 en 2018 y 980 millones en salarios. Las explicaciones son muchas: nuevas unidades médicas, más personal médico, paramédico y administrativo, más oferta de servicios y más crisis. La administración de Ramiro González habría incrementado 8.773 trabajadores para que atiendan el aumento de 1.800.000 personas que podían requerir la atención en salud sin ningún financiamiento. 

Héctor Villacrés habría hecho lo propio con 5.346 nuevos empleados; y, Richard Espinosa con 11.098, mientras suprimió el 40% que por ley debe pagar el Estado al IESS, aceptó el traspaso de partidas del fondo de pensiones al de salud y desinvirtió el dinero de los afiliados para cubrir el déficit, lo cual ha afectado a la sostenibilidad del IESS. 

¿Se justifica entonces el incremento de personal cuando se conceden citas médicas para luego de 3, 6, 9 y 12 meses y cuando no existen los medicamentos necesarios para los pacientes afiliados?   

Varios burócratas han “administrado” al IESS. Los destructores que pasan sentados y son incapaces de producir nada, gritan y atemorizan a cualquier persona, fomentan la inactividad y destruyen la institución. Los especuladores que viven haciendo riqueza, utilizan el tiempo en compromisos financieros, cambian de posición económica en corto tiempo (junto con algunos de sus colaboradores), se preocupan de acrecentar su fortuna y están listos para la fuga. 


rcontero@gmail.com


 

COMENTA CON EL AUTOR

rcontero@gmail.com

Más Noticias De Opinión

Un Estado fallido

00:40 | | El régimen de Nicolás Maduro tiene, finalmente, de qué vanagloriarse: ha  logrado convertir a Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, en una nación sin gasolina donde la población puede pasar días en cola para adquirir el combustible.

El doctor Julio César y la vejez

00:35 | | Se ha vuelto un oxímoron hablar en el Ecuador de políticos honestos. “Yo quisiera que ella llegue a mi edad. No pueden decirme que soy viejo y ladrón”.

Un sitio en la historia

00:30 | | Cinco años de ausencia, silencio e injusticia. Un paro cardíaco puso fin a más de medio siglo de diplomacia de Diego Cordovez Zegers, quiteño nacido en 1935, de gran reputación, influencia y credibilidad a nivel nacional y mundial.

Lenín, ¿eres tú?

00:25 | | Dos años de gobierno y para mí solo hay una cosa clara: Lenín es un maestro de la política. Cuando fue vicepresidente de Rafael Correa, era una figura bonachona, dedicado a las causas sociales y poco embarrado en la política diaria.

La resta es mayor que la suma

00:20 | | Nunca consideré que Cristina Kirchner fuera una mala candidata, ni dije que es la figura opositora que más le conviene a Mauricio Macri. Siempre afirmé lo contrario.

Verdades a medias

00:15 | | El reino de la mentira es una matriz que direccionan los políticos con sus decisiones y omisiones; la reproducen al camuflar hechos y tapar nombres cuando la corrupción campea.

Yunda: defensa y aliados

00:10 | | La historia luminosa de Quito no tiene por qué detenerse en el oscuro reduccionismo con el que el articulista Juan José Illingworth culpa a Quito y victimiza a su ciudad para precautelar todo flujo económico direccionado a su molino.

Leer a Marx no daña a nadie

00:05 | | Carlos Marx no puso bombas, no hizo fusilar a nadie, no mandó a nadie a campos de concentración ni los obligó a expatriarse, tampoco propuso la estatalización burocrática y policial de la sociedad.

COLUMNISTAS