Prima la democracia

    Por: Alexander Rubio

    En un país plagado de incertidumbre por los últimos años en una misma línea, sin un líder nacional dentro de los últimos cuatro años, la segunda vuelta electoral del domingo marcará un hito muy importante en los ciudadanos no solo de Ecuador si no, de toda la región Sudamericana, que da un paso agigantado saliendo del comunismo y colocando al Ecuador en el ojo del huracán. Este hito deberá ser un detonante para las demás naciones que aún siguen oprimidas por una dictadura.

    En la política muy pocos son los que salen con la frente en alto, porque la tendencia es que su imagen será manchada. El detalle pasa por que “La política tiene una lógica oscura, casi nunca gana el mejor”. Muchos de los comentarios que se vieron a lo largo de la campaña presidencial era que no quiero votar por él pero mucho menos quiero que gane este candidato, todo se refiere a la frase antes mencionada que tiene una lógica oscura. La sensatez primo antes que el populismo, el trabajo primo antes que bonos. Ahora como ciudadanos ante este cambio nosotros también deberíamos cambiar nuestra manera de ver las cosas, ser más positivos, erradicar el miedo y sobre todo que se respete la equidad en todos los ámbitos, nosotros cambiando estas ideologías podremos gritar y ser voz del cambio, sin este cambio planteado nuestras autoridades aún podrán hacer lo que quieran.

    El nuevo presidente no puede hacerlo solo, deberá contar con el apoyo de todos y de esta manera se logrará cosechar todos los triunfos que se haya propuesto. Si no somos capaces de cumplir un rol demos ese paso al costado porque de seguro hay personas detrás de nosotros que sí lo podrán hacer. La imagen del candidato será cuestionada día a día o será aplaudida por las mejores decisiones que tomará en su momento, al final del día lo que importará para él es saber quien es, por qué anhelo llegar a ser presidente, que no pierda ese norte por el bien de los ecuatorianos que su éxito será de nosotros también.

    alezrz17@gmail.com