Preso es apuñalado por un compañero

El hombre habría sido herido durante una riña la mañana de ayer a eso de las 07:30.

3182
El hombre habría sido herido durante una riña la mañana de ayer a eso de las 07:30.

A alrededor de las 07:30 de ayer, ingresó una alerta al Sistema Integrado de Seguridad ECU911 desde la cárcel de Ambato, que informaba que un hombre de 27 años, fue herido con un objeto cortopunzante.

Al centro de reclusión acudió la Policía Nacional para tomar el procedimiento, a la llegada de los uniformados, un guía penitenciario, les informó que el reo había sido llevado hasta el Hospital General Docente Ambato.

Las autoridades de la cárcel lo trasladaron hasta la casa de salud, en un vehículo del sitio, ya que aseguraron que la ambulancia solicitada tardó en llegar.

El preso habría sido apuñalado por uno de sus compañeros, durante una riña, el hombre tenía una herida a la altura de la axila izquierda.

Fue ingresado al área de emergencias del hospital, ahí recibió los primeros auxilios, luego fue llevado hasta el área de cirugía, en donde se quedó custodiado por un guía penitenciario.


Problemas carcelarios

Situaciones como esta preocupan a los familiares de los privados de libertad, quienes manifiestan que es complicado tener información de los internos, sobre todo, desde los hechos violentos que ocurrieron en las cárceles del país el lunes 22 de febrero.

“Luego de lo que pasó en las cárceles de otras ciudades suspendieron las visitas, son como tres semanas que no he podido visitar a mi hijo, ni hablar con él”, dijo una madre de 72 años.

Además, la intranquilidad de los familiares, se extendió debido al traslado de 39 reclusos desde la Cárcel Regional de Guayaquil la madrugada del viernes 26 de febrero.

El centro de rehabilitación de Ambato tiene una capacidad para 450 personas, sin embargo, en el lugar hay 871 presos, es una de las cárceles del país con hacinamiento carcelario.

De los 54 Centros de Privación de Libertad para adultos, que hay en el país, solo 22 no tienen sobrepoblación. Es decir que, en 31, las personas viven ‘amontonadas’. (APQ)