jueves, mayo 6, 2021

Editorial Columnistas Nacionales Por el país y su gente…

Por el país y su gente…

Alfonso Espín Mosquera

Creo que, aunque Lasso sabe bien qué es prioritario en este país, las aristas son tantas que podría perderse el más sabio, pero hay tres ejes dentro de la política social que deberán tener la máxima atención: la salud, la educación y el empleo. Es fácil mencionarlas, difícil echarlas a caminar y absolutamente imperantes.

No se trata de venganzas, pero es necesario recuperar lo robado, no como un clisé, sino como una realidad para las arcas fiscales vacías. El Estado debe proporcionarnos servicios de salud de calidad y eficiencia. Por el personal humano no falta, tenemos profesionales ecuatorianos preparados en todas las ramas y niveles de la salud, pero hay que invertir con pulcritud y orden.

Si no se lo hubiese saqueado, el Iess, debería funcionar con la prestancia y calidez de un servicio privado, porque vive de los aportes de los trabajadores, que francamente no son bajos. Sus fondos son sagrados, por eso hay que recuperarlos  y quienes los administren deben tener una ética superior y la convicción de servicio, de lo contrario habrá que juzgarlos con severidad hasta las últimas consecuencias.

Peor todavía con los dineros de la salud pública, pues son millones de ecuatorianos los dolientes que no tienen otra alternativa que la atención estatal y es miserable lo que nos ha ocurrido con la corrupción a lo largo de la historia nacional, cuando los políticos han hecho de la plata ajena, botín personal para sus patrimonios.

Los millones de niños y jóvenes que estudian en la educación pública no tienen por qué verse inferiores a quienes pueden pagar cantidades ingentes para prepararse de manera privada. Hay que ser pragmáticos, aprender a estudiar para ir a la universidad en unos establecimientos, el bachillerato técnico en otros, pero en todos fomentar una cultura de lectores, dotar a los educandos de una segunda lengua como el inglés, de manera realmente bilingüe, después de trece años de escuela y colegio. La enseñanza de la cultura ancestral está bien como un referente, pero debemos dar a los alumnos herramientas para triunfar en la vida actual.

Lasso entiende todo esto, nosotros sabemos que nada se remedia de un día para el otro, debe ser nuestra misión empezar a denunciar a los pillos, amigos o  aun familiares, que intenten pasarse de vivos y pavonearse alardeando sus picardías.

En mayo comienza el nuevo gobierno, nosotros, hoy mismo con nuestro actos diarios.

Más columnistas

La Hora TV