Por cada hombre hay dos mujeres sin empleo adecuado, en Ecuador

    REALIDAD. Las oportunidades laborales son escasas para las ecuatorianas.
    mujeres trabajo1

    La actual situación laboral del país ha desalentado a las ecuatorianas. En el último año 110.891 se sumaron a la Población Económicamente Inactiva.

    En el último año, comparando diciembre de 2019 y 2020, un total de 110.891 mujeres engrosaron la denominada Población Económicamente Inactiva (PEI), lo cual significa que están fuera de la fuerza laboral, sin ninguna ocupación ni intenciones de buscarla.

    La situación actual, con una creciente precarización e informalidad, desalienta a cada vez más ecuatorianas a buscar empleo formal e informal. En el mismo periodo (2019-2020), 69.124 hombres pasaron a formar parte de la PEI.

    En total, el número de mujeres sin participación laboral incrementó de 2’949.207 a 3’060.098 durante el primer año de pandemia, mientras que en el caso de los hombres la cifra creció de 1’354.328 a 1’423.453.

    Rocío Bolaños, economista y emprendedora, comentó que por cada hombre hay dos mujeres fuera del mercado laboral, lo que representa una realidad poco analizada y que se suma a la creciente desocupación e informalidad.

    “Antes de la crisis por la Covid-19, el 64% de mujeres ya tenían un empleo precario, pero ahora el porcentaje es del 70%, lo que es 10% más que los hombres. A eso se suma que cada vez más ecuatorianas ni siquiera han buscado trabajo en los últimos 12 meses”, acotó.

     De los más de 3 millones de ecuatorianas en la PEI, solo un 20% no trabajan ni buscan hacerlo porque son estudiantes o están jubiladas, lo que significa que más 2,44 millones están en el desempleo, a pesar de estar en edad y condiciones para desempeñar algún trabajo.

    Deterioro creciente

    Entre diciembre 2019 y 2020, las mujeres en la informalidad y fuera del mercado laboral pasaron de sumar 5’124.830 a 5’365.280. Esa última cifra es siete veces más que el número de ecuatorianas con un empleo adecuado, es decir, que ganan al menos de $400 mensuales y laboran ocho horas diarias.

    En otras palabras, solo el 12% las ecuatorianas en edad de trabajar lo pueden hacer en condiciones adecuadas y dentro de la formalidad; en el caso de los hombres, el porcentaje llega al 28%.

    Alba González, investigadora y experta en desarrollo económico, comentó que la crisis empeoró la situación de las pocas mujeres con un trabajo. Así, los ingresos medios cayeron de $292,7 a $262,6; mientras que las jornadas también se redujeron de 34,17 a 31,15 semanales.

    Carla Muirragui, vicepresidenta ejecutiva de la Cámara de Industrias y Producción (CIP), manifestó que el reto ahora, más que nunca, es que haya el compromiso desde las altas esferas de las organizaciones y del Estado, para concretar políticas y acciones que logren cambios permanentes.

    “Se debe contar con un marco normativo y de política pública enfocado en la lucha contra la violencia y la reducción de la brecha de género; tener proyectos desde diferentes enfoques para reducir las desigualdades, entendiendo los diferentes grupos; por ejemplo, mujeres en áreas rurales, madres solteras, adolescentes, migrantes, etc”, acotó.

    Además, se debe trabajar en formación y en propiciar los espacios y políticas para cerrar la brecha de género y otro tipo de discriminación. Para lograrlo, es necesario contar con los recursos para su ejecución, y se debe considerar que la igualdad es un buen negocio. (JS)

    Una de cada diez mujeres en edad de trabajar tiene un empleo de calidad; mientras que nueve de cada diez están en la informalidad o fuera del mercado laboral.
    Las mujeres con empleo, tanto formal como informal, ganan $47 menos de ingreso medio mensual que los hombres

    Evolución de la Población Económicamente Inactiva (PEI)

    2019 2020
    Mujeres         2.949.207 3.060.098
    Hombres         1.354.328 1.423.453