Plagas y precios internacionales frenan al sector palmicultor

    IMPACTO. Hasta 2019, la palma generaba alrededor de 43.000 empleos directos.
    IMPACTO. Hasta 2019, la palma generaba alrededor de 43.000 empleos directos.

    El precio de la tonelada  de la palma se incrementó 100% mundialmente, pero los agricultores nacionales no pueden aprovechar ese beneficio. Se pronostica que para este año el volumen de las exportaciones se reduzca a más del 30%.

    Los problemas estructurales de la cadena productiva del sector palmicultor, que incluye a los agricultores, las extractoras y los industriales, impide que se pueda aprovechar los altos precios internacionales del aceite crudo.

    La tonelada de ese producto se está vendiendo en $200, lo que significa un incremento del 100% con respecto a 2020, debido a que Indonesia y Malasia, los principales proveedores mundiales de palma (85% del mercado), han visto reducida su producción e inventarios desde mayo del año pasado.

    Fernando Zurita, ingeniero agrónomo, explicó que el impacto de la pudrición del cogollo, que es una plaga que afecta a la palma, ha provocado la desaparición de más de 90.000 hectáreas de cultivo. Como consecuencia, la producción nacional está en niveles bajos y los costos internos se han disparado.

    “En los últimos años, la cantidad de plantaciones se ha reducido a un 25%, por lo que la industria ha tenido que recurrir a la importación”, acotó.

    Materia prima cara a nivel nacional

    El precio local del fruto de la palma ha superado durante varias semanas al precio internacional, una realidad positiva para los cultivadores que no han perdido sus plantaciones, pero que tiene incidencia directa en la competitividad y la sostenibilidad de otros actores de la cadena, como extractores, industriales y exportadores.

    En el caso de la industria, frente a un 100% de incremento en el precio de la materia prima, se torna insostenible mantener el costo actual de productos como aceites comestibles, mantecas, margarinas, cosméticos, jabones.

    Por el lado de los extractores, la menor disponibilidad de fruto de palma ha ocasionado que estos operen al 45% de su capacidad.

    Asimismo, la cara producción nacional tiene cada vez más dificultades para el ingreso a destinos como Colombia y Perú, y se pronostica que, para 2021, el volumen de las exportaciones de palma se reduzca más del 30%. (JS)

    ¿Cómo reactivar al sector?

    Ante este escenario, se hace imprescindible la articulación de esfuerzos entre el gobierno nacional y todos los actores de la cadena para trabajar en el desarrollo de iniciativas que permitan, en el mediano y largo plazo, reactivar al sector palmicultor; estabilizar al sector extractor y garantizar al sector industrial y exportador la provisión de materia prima en condiciones competitivas.

    Además, se necesita financiamiento ágil a través de la banca pública; control del avance de la pudrición del cogollo, apoyo para la reactivación de los productores en la zona norte y la mejora de la productividad en las demás zonas del país.