lunes, junio 14, 2021

Esmeraldas Derrame de combustible activa alerta en Esmeraldas

Derrame de combustible activa alerta en Esmeraldas

La noche del 14 de abril, un derrame de combustible ocupaba a trabajadores de EP-Petroecuador en las tareas de limpieza y contención en el río Esmeraldas. El manto de la noche y el hermetismo de los trabajadores de EP-Petroecuador, impidieron confirmar qué tipo de combustible causó el evento ambiental que se originó en la Refinería.

Las maniobras de contención de derivado se realizó en los bajos del puente que está en el tramo de ‘El Cabezón’ y la Isla Luis Vargas Torres, en la ruta que une a los barrios del sur de la ciudad de Esmeraldas y la parroquia Tachina.

En el lugar de la intervención se percibía un distante olor a combustible. Y sobre el afluente una serpenteante boya amarilla que tiene la capacidad de absorber el crudo que está a su paso. Desde una lancha metálica con cuatro técnicos de Petroecuador se realizaron los ajustes de la boya desde los extremos del río, el que cauce arriba es la fuente de la principal planta de captación del agua potable que se distribuye hacia los cantones de la provincia: Esmeraldas, Atacames y Rioverde, por lo que la emergencia ambiental de ayer no afectó el suministro que llega después la población.

Silencio y negligencia

“No estoy autorizado a dar declaraciones. No sé qué tipo de combustible es. Solo nos mandaron a realizar la maniobra preventiva”, fueron, entre otras las respuestas de los funcionarios petroleros quienes, desde el viaducto, observaban y apoyaban técnicamente a sus compañeros que estaban bajo el agua.

Lo ocurrido recuerda los diversos derrames de crudo originados desde la Refinería de Esmeraldas sobre los ríos Teaone y Esmeraldas. El que provocó el mayor daño ambiental y humano ocurrió el 26 de febrero de 1998. En aquella noche, una bola de fuego navegó sobre los dos afluentes citados y a su paso quemó casas y segó vidas.

Reportes oficiales de la empresa petrolera determinaron que la rotura de uno de sus poliductos provocó el derrame y posterior incendio, lo que después terminó en juicio en contra de la empresa estatal, la que por sentencia tenía que pagar 11 millones de dólares, pero todavía no cumple con el 100% de lo dispuesto por ley para remediar en parte los daños.

Noticias relacionadas

La Hora TV

Publicidad