Peso político

    Por: Miguel Méndez Guerrero

    Se oye y se lee que Santo Domingo no tiene peso político porque el Gobierno Central no toma ni ha tomado en cuenta nombres oriundos de la región para ocupar los diferentes puestos en la función Ejecutiva.

    Hagamos un mea culpa, todos somos culpables; un grupo minúsculo solo están preocupados por saber quiénes ocuparán funciones en las diferentes oficinas del Estado en Santo Domingo o quienes serán asesores de los Asambleístas, cuando esto no tiene tanta importancia para el desarrollo de la provincia.

    Otro grupito se opone a todo lo que es desarrollo, sin importar el beneficio de la ciudad o cantón, sino solo pensando en sus intereses.

    No hemos tenido un Asambleísta que saque la cara y ponga en alto el nombre de la provincia Santo Domingo de los Tsáchilas, por la falta de capacidad y preparación para desempeñar esta función, solo hemos sido tomados en cuenta para burla y/o posibles negocios, como cuando un diputado dio su voto a cambio de prebendas, ocupó la Presidencia de una importante comisión y a su salida compró un auto de alta gama; otro que ni se lo escuchó en la Asamblea pero buscó ubicación en el exterior, otro Asambleísta que llenó de denuncias sin fundamento, otro hizo plataforma en el Código de Salud posiblemente con buenas intenciones pero sin sustento que fue vetado en su totalidad, por ahí en una Comisión de Fiscalización que tuvieron que revocarle la presidencia, en un solo caso quiso hacer algo pero las directrices de su Movimiento le impidieron; y así por el estilo ninguna presencia en esta alta función del Estado.

    Lo que pasa es que en Santo Domingo se encierran en un círculo un grupo de “sabios” que se han beneficiado, con proyectos, cuyos estudios han hecho el retroceso de la provincia.

    milibromendez@gmail.com