Pese a la pandemia, diciembre sigue siendo el mes en el que aumenta el trabajo infantil

    302
    Pese a la pandemia, diciembre sigue siendo el mes en el que aumenta el trabajo infantil
    REALIDAD. La población de niños extranjeros, que trabajan en calle, es uno de los componentes del aumento de la problemática.

    Más de 22 mil niños salen a las calles de Quito a buscar un par de dólares. Autoridades realizan más controles en seis zonas.

    El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), en Ecuador proyecta que 3.1 millones de niños, niñas y adolescentes vivirán en pobreza multidimensional y 6 de cada 10 serán pobres extremos.

    Gabriela Quiroga, secretaria de Inclusión Social del Municipio, manifiesta que hasta 2019 existían 22.090 mil niños que trabajan en las calles de la capital, según el último informe del Consejo de Protección de Derechos, pero considera que este número aumentará, debido a la pandemia de la Covid-19.

    “El año pasado evidenciamos que el trabajo infantil disminuyó por las campañas preventivas, pero desgraciadamente este 2020, muchos del servicio de contención cerraron por el peligro de contagio”, manifestó la funcionaria.

    Puntos rojos

    Quiroga reconoce que existen “pocos” sitios que acogen a los menores, mientras sus padres trabajan, pero progresivamente están implementando estrategias para solventar esta necesidad.

    Por ejemplo, en el mercado, San Roque, donde existe la mayor cantidad de menores trabajando, se abrió un centro junto con el patronato San José, para que los niños realicen actividades lúdicas, terminen sus tareas y reciban alimentación.

    Los “puntos rojos” donde se realizan más controles en contra del trabajo infantil son: Naciones Unidas, República del Salvador, La Mariscal, La Jota, Guamaní y el sector del centro comercial El Portal, en Carapungo.

    Son usados como objetos

    Emilio Carrillo, representante de Aldeas SOS, explica que tras el trabajo infantil existen otras problemáticas, como la trata de niños nacionales y extranjerossistemas de explotación e incluso “personas que alquilan a los niños para mendigar”.

    Asimismo, existen familias que históricamente han vivido en la calle y las generaciones venideras replican estas acciones. Pero es un círculo de crianza con violencia, entorno inseguro y desprotección.

    “Por eso es importante que las acciones no sean sólo para los niños, sino también para la familia y eso podría implicar acciones administrativas o penales”, dijo Carrillo, quien añade que durante los meses de confinamiento recibieron alrededor de 50 niños nuevos en las aldeas a nivel nacional. (KH)

    Mendicidad en Navidad 

    El Municipio de Quito presentó un proyecto para erradicar el trabajo infantil, durante los festejos de diciembre, cuando la problemática se agudiza debido a las festividades, masificación de eventos y afluencia de personas en centros comerciales.

    En Quito, el 66% del trabajo infantil se encuentra en el área urbana; el 34%, en la rural. El principal mensaje es no entregar monedas en la calle, pues “es condenarlos a que se queden en estos espacios y aportar a situaciones de violencia”, dijo Gabriela Quiroga, secretaria de Inclusión Social.

     

    Otra estrategia es la recepción de donaciones (ver recuadro), que servirán para dignificar las condiciones de vida de familias en situación de extrema pobreza. Las contribuciones se entregarán a partir del 28 de diciembre, respetando las medidas de bioseguridad.

    Recepción de donaciones

    – Desde el 14 de diciembre (ayer), hasta el 24, las personas pueden acercarse a los 13 puntos de acogida que se habilitarán en las Casas Somos de: Chillogallo, Conocoto, Pomasqui, Carcelén Alto, Carcelén Bajo, La Roldós, San Blas, San Marcos, Tumbaco, Bellavista, Solanda, Atahualpa y La Mariscal.