Pese a la dictadura, oposición no logra unidad en Nicaragua

    Candidaturas. Los miembros de la Alianza Ciudadana (de izquierda a derecha): Jose Adán Aguerri, Oscar Sobalvarro, Kitty Monterry, en una conferencia, el 13 de abril de 2021. (EFE)
    Candidaturas. Los miembros de la Alianza Ciudadana (de izquierda a derecha): Jose Adán Aguerri, Oscar Sobalvarro, Kitty Monterry, en una conferencia, el 13 de abril de 2021. (EFE)

    La sociedad civil ve las próximas elecciones como la última boya de la democracia, pero falta consenso.

    Redacción MANAGUA

    Los dos principales bloques opositores de Nicaragua siguen sin alcanzar una alianza electoral, con el fin de enfrentar y disputarle el poder al presidente Daniel Ortega, en las elecciones generales de noviembre de 2021.

    Representantes de la Alianza Ciudadana, una de las facciones opositoras, aseguraron en rueda de prensa que esperarán “hasta el último minuto” a la otra parte, la Coalición Nacional, para firmar acuerdos que permitan ir en un solo bloque en los próximos comicios.

    Los opositores, que se encuentran fragmentados, buscan cómo derrotar a los sandinistas, dirigidos por Daniel Ortega, de 75 años, que el 10 de enero cumplió 14 años consecutivos en su segunda etapa como presidente de Nicaragua, tras coordinar una Junta de Gobierno de 1979 a 1985 y presidir por primera vez el país de 1985 a 1990.

    Se atacan entre opositores

    Carmela Rogers, conocida como Kitty Monterrey, presidenta del partido Ciudadanos por la Libertad (CxL), que encabeza la Alianza Ciudadana, dijo “que las últimas semanas han sido muy duras” para ella y para su grupo, “porque lo que nos hemos enfrentado es a groserías, bajeza, mentiras y calumnias”, en el marco de las negociaciones con la Coalición Nacional.

    “Y preferimos guardar silencio, porque cuando uno busca una verdadera unidad, lo que hace es el mayor esfuerzo para mantener esas conversaciones con la discreción que deben de mantenerse y no convertirlas en un circo mediático”, señaló.

    La coalición ha propuesto a esa alianza, públicamente, elegir un representante legal de común acuerdo, que las candidaturas a diputaciones se distribuirán en igual proporción de un 50% cada bloque, así como consensuar un método de selección de candidaturas que sea satisfactorio para ambas partes.

    Disputa por candidaturas

    Representantes de la coalición han dicho que han “cedido” y que la otra parte se ha negado a firmar una alianza electoral, lo cual fue rechazado por Monterrey.

    Aseguró que la Alianza Ciudadana “tiene las puertas abiertas para recibir a quien sea, porque sabemos la difícil tarea que nos va a tocar enfrentándonos a Ortega”, y que esperarán “hasta el último minuto” la posibilidad de alcanzar acuerdos.

    Sobre la propuesta de la coalición, Monterrey aseguró que la alianza está de acuerdo con “todos los puntos, “lo único que no podemos decir nosotros es que Nicaragua es un pastel para repartir 50% y 50% diputados, eso le corresponde al pueblo, haciendo asambleas, y que sea con la participación ciudadana la que decida”.

    “Esto no es una repartición, esto no solo es una lucha para derrotar a Ortega por la candidatura presidencial, esto es una lucha por el futuro de todos los nicaragüenses, donde necesitamos gente correcta, dispuesta a sacar a nuestro país adelante”, manifestó.

    El Consejo Supremo Electoral de Nicaragua tiene previsto autorizar la constitución de las alianzas entre el 13 y 14 de mayo de 2021.

    Aborto, diversidad sexual, feminismo, temas que dividen

    El aborto, la diversidad sexual, el feminismo, el matrimonio gay o la fe cristiana dividen a la oposición de Nicaragua y hacen difícil una coalición amplia para las elecciones generales de noviembre, afirmó este 12 de mayo de 2021 a Efe el aspirante a la presidencia George Henríquez Cayasso.

    Estas diferencias “silenciosas” son más grandes que el interés de la oposición en evitar una nueva reelección del presidente Daniel Ortega, según este aspirante, que destaca por ser treinteañero, afrodescendiente y de ideas abiertas.

    Los partidos de centroderecha han advertido que no se unirán con grupos “que no respeten la vida”, no compartan la fe católica o tengan su origen en la guerrilla marxista-sandinista.

    Los partidos que han establecido reglas “morales” e “ideológicas” similares son el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) el Partido Conservador (PC), y Ciudadanos por la Libertad (CxL).